Cristina Pérez | _ENTREVISTA

_ENTREVISTA

Andrew Carnegie tenía una obsesión: cualquier cosa que mereciera la pena tener en la vida era digna de que se trabajara en ella.

Deja un comentario