Cristina Pérez | TE VERÉ EN EL CIELO: LA HISTORIA DE KENNETH BEHRING

TE VERÉ EN EL CIELO: LA HISTORIA DE KENNETH BEHRING

NO PUEDO VER AHORA, PERO TE VERÉ EN EL CIELO, Y TE DARÉ LAS GRACIAS UNA VEZ MÁS.     

Te veré. “No te puedo ver ahora, pero te veré en el cielo y te daré las gracias una vez más”. Estas palabras de agradecimiento, son las que recibió el millonario y filántropo Kenneth Behring, de un niño ciego y discapacitado, que conmovieron enormemente a Ken, sintiendo por primera vez la “alegría pura”, como él lo manifestó. Veamos la historia de Behring, que nos cuenta Jack Canfield en su libro Los principios del éxito.

MANIFESTACIONES JACK CANFIELD CON SUS PROPIAS PALABRAS: 

No puedo ver ahora, pero te veré en el cielo, y te daré las gracias una vez más. Kenneth se conmovió de una manera tan profunda que fue incapaz de responder.
TE VERÉ EN EL CIELO. LA HISTORIA DE KENNETH BEHRING.

El camino a la realización, del principio 62, de Jack Canfield:

Kenneth Behring es un hombre muy rico que ha aparecido en numerosas ocasiones en las listas anuales Fortune 500; y Forbes 400 de las personas más ricas de Estados Unidos. Nacido en la pobreza en Wisconsin:

  • Ganó sus primeros dólares, “repartiendo periódicos”.
  • También, “cortando césped”, trabajando como “caddie”.
  • Así como en una “maderera”.
  • Igualmente, “tienda al por menor, cuando era adolescente”.
  • Después, de la secundaria, “vendió autos usados”.
  • Y, finalmente “abrió su propio concesionario de automóviles nuevos y usados”.

TE VERÉ EN EL CIELO. CONTINUACIÓN CON LA HISTORIA DE KENNETH BEHRING. EL CAMINO A LA REALIZACIÓN. 

Kenneth Behring, a los veintiocho años ya era millonario. Luego se traslado a la Florida y comenzó una segunda carrera:

  • Como promotor de “bienes raíces”.
  • Fundó y levantó “Tamarac, en la Florida”.
  • Y más tarde se traslado a California, donde construyó “Blackhawk”, una de la comunidades residenciales más exclusivas de Estados Unidos. 

TE VERÉ EN EL CIELO. “EL CAMINO A LA REALIZACIÓN DE KENNETH BEHRING Y SU BÚSQUEDA DE UNA VIDA FELIZ”: 

Cuando me encontré con él y lo oí hablar en la Cumbre Internacional de Logros en Chicago, Illinois, habló de cómo su búsqueda de una vida feliz había pasado cuatro etapas:

  • Llamó a la primera etapa: «más cosas».

Mientras empezaba en sus primeros días, quería todas las cosas básicas: 

  • Primeramente, un “auto, una casa”.
  • También, “negocio que creciera y se expandiera. Pensó que si él tendía estas cosas, sería feliz… pero no lo fue.

Llamó a la segunda etapa de su vida: «cosas mejores». Pensó que si tenía:

  • Una gran “mansión”. 
  • Un “auto más caro”.
  • Igualmente,  “avión privado (un enorme DC-9)”.
  • También, “Yate”.
  • Y, “vacaciones exóticas”, sería feliz… pero no lo fue.

TE VERÉ EN EL CIELO. “CONTINUACIÓN CON LA HISTORIA DE KENNET BEHRING”.

Llamó a la tercera etapa de su vida «cosas diferentes». Pensó que tal vez había estado comprando el tipo equivocado de cosas. Entonces, Ken comenzó a comprar:

  • “­Autos clásicos costosos”: De hecho, llegó a tener más de cien, e incluso abrió un museo de automóviles para mostrar; lo que se había convertido en la mayor colección de autos clásicos costos.

Aún en busca de aquello que lo haría feliz, decidió unirse con su compañero Ken Hofmann:

  •  Y comprar “el equipo de fútbol Seattle Seahawks de la NFL”.

Imaginó, que si era dueño de un equipo de fútbol profesional, podría sentarse con sus amigos; en la sección de propietarios, e interactuar con los jugadores en el campo y en el vestuario; en consecuencia, esto le traería felicidad…pero no fue así.

La cuarta etapa de su vida comenzó cuando un amigo le pregunto; si a su regreso de un viaje a África en su avión privado; podría hacer una escala en Rumanía y entregar seis sillas de ruedas a un hospital:

Durante ese viaje, Ken fue transformando por la experiencia de “servir” levantando a un anciano que había perdido a su esposa; y que luego sufrió un derrame cerebral, y sentarlo en una silla de ruedas. El hombre empezó a llorar, y Ken se encontró a si mismo conmovido a un nivel más profundo que nunca antes:

  • Sintió más gratitud y alegría de las que experimento en toda su vida.

Inspirado por esa experiencia, regresó a casa y creó la Fundación Sillas de Ruedas; que proporciona sillas gratis a las personas con discapacidad física en los países en desarrollo que no pueden comprar una.

  • A partir de 2014, la Wheelchair Foundation [Fundación sillas de ruedas] había regalado más de 940.000 sillas en 152 países; de todo el mundo. 

NO PUEDO VER AHORA, PERO TE VERÉ EN EL CIELO, Y TE DARÉ LAS GRACIAS UNA VEZ MÁS;« PALABRAS QUE CONMOVIERON PROFUNDAMENTE A KEN.

TE VERÉ EN EL CIELO.. La historia de Kenneth Behring, en su camino a la realización. encontró la alegría pura como el la llamo, convirtiéndose en una persona triunfadora y filantrófo.
TE VERÉ EN EL CIELO. LA HISTORIA DE KENNETH BEHRING.

Continuación con la historia de Kenneth Behring… El año siguiente, Ken vivió la experiencia de darle una silla de ruedas a un niño frágil; de once años en Ciudad de México, quien era ciego y discapacitado. El niño quería darle las gracias, por lo que Ken se inclinó y tomó sus manos para que este pudiera saber dónde estaba él. En medio de lágrimas y con la ayuda de un intérprete, el joven dijo:

  • «No puedo ver ahora, pero te veré en el cielo, y te daré las gracias una vez más» Kenneth dijo que se conmovió de una manera tan profunda que fue incapaz de responder.
  • Luego dijo: «esa fue la primera vez en mi vida que sentí la alegría pura»*

Asegúrese de encontrar también una manera de servir. – SAN FRANCISCO DE ASIS… Usted también puede sentir felicidad con una nueva educación dónde pondrá logra el éxito y ayudar a los demás. Trabaje con Cristina Pérez G. en PONDENET.

 

  1. Ana Patricia Ibarra de la Paz dice:

    Me conmovio esta historia.. Solo la dicha, la felicidad quien nos pude llenar JESUCRISTO y servir a los demás, pues es mejor dar que recibir y allí esta ese ejemplo tan palpable de este gran señor KENNETH BEHRNING

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.