Cristina Pérez | SE PAGÓ ÉL PRIMERO, DEL PRINCIPIO 58.

SE PAGÓ ÉL PRIMERO, DEL PRINCIPIO 58.

“SE PAGÓ ÉL PRIMERO” DEL PRINCIPIO 58 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD. 

Se pagó él primero. Seguido del artículo titulado El éxito y el dinero, Jack Canfield en su libro Los principios del éxito, nos brinda el principio arriba citado, con la historia del Doctor John demartini. Veamos de que trata dicha historia.

MANIFESTACIONES DE JACK CANFIELD CON SU PROPIAS PALABRAS. “SE PAGÓ ÉL PRIMERO”.

Se pagó el primero. Le pagaba a todo el mundo primero. Me dí cuenta de que todas las personas que llevaban menos de seis meses trabajando para mí recibían su sueldo a tiempo.  Su sueldo era fijo mientras que el mío era variable. Decidí cambiar las cosas y pagarme primero.
SE PAGÓ ÉL PRIMERO.

El doctor John Demartini es un quiropráctico que organiza seminarios para otros colegas sobre cómo progresar económicamente; tanto en su vida particular como en su práctica profesional. Es una de las personas más ricas y que goza de mayor abundancia entre las que conozco. Manifestaciones de Jack Canfield en su libro “Los principios del éxito”. Libro que ha tenido mucho éxito en los últimos años en Estados Unidos y en otros países… Continuación… 

“Se pagó él primero” del principio 58. Continuación con la historia del Doctor Demartini. 

El doctor Demaartini, es alguien que abunda en buen espíritu, amistades y aventuras al igual que en fortuna. John me contó lo siguiente: 

Cuando empecé mi práctica profesional años atrás. le pagaba primero a todo el mundo y tomaba para mí lo que quedara. No conocía otra forma mejor de hacer las cosas. Luego me dí cuenta de que todas las personas que llevaban menos de seis meses trabajando para mí; recibían su sueldo a tiempo. Me di cuenta de que su sueldo era fijo mientras que el mío era variable. Eso era una locura. La persona más importante —es decir yo— era la que estaba soportando todo el estrés, mientras que los otros tenían toda la estabilidad:

  • Primeramente, decidí cambiar las cosas y “pagarme primero”. 
  • En segundo lugar pagar: “mis impuestos, y mi presupuesto”.
  • De igual importancia, “estilo de vida”, en tercer lugar.
  • Y mis “cuentas” en cuarto lugar… Continuación…

“SE PAGÓ ÉL PRIMERO” DEL PRINCIPIO 58, PÁGUESE USTED PRIMERO.

Continuación…

  • Seguidamente, hice arreglos para contar con retiros automáticos y eso cambió totalmente mi situación financiera.

No me muevo de esa posición.

  • Si las cuentas se acumulan y el dinero no entra, no dejo de ordenar los retiros automáticos.
  • Mi personal se ve obligado a buscar formas de vender más seminarios y recaudar más dinero.

De hecho, el sistema antiguo, si no conseguían compromisos para dictar seminarios y no cobraban las facturas; todo el peso caía sobre mí. Ahora, las cosas son diferentes:

  • Si quieren recibir su sueldo, tienen que inventar formas de que entre más dinero.

SE PAGÓ EL PRIMERO. “LA LEY DE 50/50” DEL PRINCIPIO 58. 

Otra regla que John me sugirió es que uno nunca gasta más de lo que ahorra. John ahorra el cincuenta por ciento de cada dólar que gana. Si quiere aumentar sus gastos personales en 45.000 dólares, primero tiene que ganar 90.000 dólares adicionales. Por ejemplo:

  • Digamos que uno quiere comprar un automóvil que cueste 40.000 dólares. Si no puede ahorrar otros 40.000, no compra ese automóvil. O compra uno más barato o sigue con el que tiene o busca cómo ganar más dinero. 

La clave está en no incrementar su estilo de vida; hasta que se haya ganado el derecho a incrementarlo ahorrando la misma cantidad. 

  • Como resultado de, si  aumenta sus ahorros en 40.000 dólares sabrá que se ha ganado el derecho de incrementar su estilo de vida; por ese misma cantidad. 

La ley del 50/50 hará que logre hacer fortuna muy rápidamente. Fue la base sobre la que el multimillonario Sir John Marks Templeton contruyó su riqueza. 

¡NO ME DIGA QUE NO LO PUEDE HACER! DEL PRINCIPIO 58.

  • De hecho, casi todos esperan a empezar a ahorrar cuando tengan algo de dinero sobrante, un margen bastante amplio. Pero las cosas no funcionan así.
  • Hay que empezar a ahorrar e invertir para el futuro ¡desde ya!
  • Sin duda alguna, entre más invierta más pronto alcanzará su independencia financiera. 

Sir Hohn Mark Templeton comenzó trabajando como corredor de bolsa por 150 dólares a la semana:

  • Él y su esposa, Judith Folk, decidieron invertir el cincuenta por ciento de sus ingresos en la bolsa de valores; mientras seguían haciendo del diezmo una prioridad. 

Eso los dejaba con solo el cuarenta por ciento de sus ingresos para vivir.

  • Sin embargo, cuando falleció en 2008 ¡John Templeton era multimillonario!

Nunca ha abandonado esta práctica durante toda su vida y más tarde, por cada dólar que gastaba regalaba diez dólares a individuos y organizaciones que apoyaban el crecimiento espiritual.

¿QUIÉN QUIERE SER MILLONARIO?

Según las cifras del gobierno, en 1980 habían l,5 millones de millonarios en Estados Unidos. Para el año 2000 esta cifra había aumentado a siente millones. Para el año 2014, hasta 9,6 millones. Se espera que alcance veinte millones para el 2020, con sesenta y cinco millones en todo el mundo. Se ha calculado que, en Estados Unidos, cada doce minutos una persona se convierte en millonario. Con un poco de planificación, autodisciplina y esfuerzo, uno de esos millonarios puede ser usted.

“SER MILLONARIO NO SIGNIFICA CONVERTIRSE EN UNA «CELEBRIDAD» DEL PRINCIPIO 58.

Aunque podría pensar —a juzgar por Donald Trump, Brad Pitt y Oprah Winfrey— que la mayoría de los millonarios son celebridades, lo cierto es que más del noventa y nueve por ciento de los millonarios son inversionistas que trabajan duro y ahorran metódicamente. 

Por lo general, son individuos que han hecho fortuna en una de tres formas:

  1. Mediante la creación de empresas, lo que representa el setenta y cinco por ciento de  todos los millonarios de Estados Unidos.
  2. Como ejecutivos de una importante corporación, lo que representa el diez por ciento de los millonarios, o como profesionales (doctores abogados, odontólogos, contadores públicos certificados, arquitectos).
  3. Cerca de un cinco por ciento se hacen millonarios en el campo de las ventas y la consultoría de ventas…. Continuación…

Ser millonario no significa convertirse en una “celebridad”

Continuación… De hecho, la mayoría de los millonarios de Estados Unidos son elementos comunes y corrientes que han trabajado duro; se han mantenido dentro de sus presupuestos, han ahorrado del diez al veinte por ciento de todos sus  ingresos; y han invertido ese dinero de nuevo en sus negocios, en bienes raíces* y en la bolsa de valores:

  • Son personas como el dueño de la lavandería,
  • Igualmente, agencia de automóviles.
  • Del mismo modo, cadena de restaurantes, de las panaderías, joyería, el ganadero, compañía de transporte terrestre.
  • De la misma manera, ferretería.

Sin embargo, personas de cualquier profesión y ocupación pueden llegar a ser millonarios:

  • Si aprenden la disciplina de ahorrar e invertir.
  • Por la razón de: “si empiezan lo suficientemente pronto”. 

CONTINUACIÓN DEL PRINCIPIO “SER MILLONARIO NO SIGNIFICA CONVERTIRSE EN UNA «CELEBRIDAD»”.

Sin duda habrá oído hablar de Oseola McCarty de Hattiesburg, Mississippi, quien tuvo que abandonar sus estudios; en el primer año de secundaria para ocuparse de su familia y dedicó setenta y cinco años de su vida; a lavar y planchar la ropa de otras personas. Llevaba una vida muy austera y ahorraba lo que podía del escaso dinero que  ganaba. En 1995 donó 150,000 dólares de la suma total de 250,000 que había logrado ahorrar toda su vida; a Southern Mississippi University para seminarios becas a estudiantes de escasos recursos y esto es el aspecto más interesante: 

  • Sin duda alguna, si Oseola huviera invertido sus ahorros que se calculaban en unos 50,000 dólares en 1965; en un fondo como el de los 500 S&P., que produce en promedio el diez y medio por ciento anual; su dinero no hubiera rendido 250.000 dólares sino 999.628 dólares, prácticamente un millón de dólares, cuatro veces más.*

El noventa y nueve por ciento de todo el éxito en la vida está en hacer seguimiento. – KENT HEALY.  Si tu deseo es lograr el éxito, con mucho gusto te puedo ayudar a lograr tu sueño. Cristina Pérez G.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.