Cristina Pérez | ESTAR AQUÍ AHORA. PRINCIPIO. PRESTAR ATENCIÓN.

ESTAR AQUÍ AHORA. PRINCIPIO. PRESTAR ATENCIÓN.

ESTÉ AQUÍ AHORA” PRINCIPIO 48 ES DECIR “PRESTAR ATENCIÓN” DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Prestar atención, cuarta parte “Cree relaciones exitosas”, del libro Los Principios del éxito de Jack Canfield. De hecho son 67 principios de éxito de Jack. obviamente es imposible publicar todos en un solo post. Seguido del principio 47 “Ella supo escuchar y actuar”, Canfield nos brinda este otro importante principio número 48 veamos que nos dice Jack al respecto:

MANIFESTACIONES DE JACK CANFIELD CON SUS PROPIAS PALABRAS. “ESTÉ AQUÍ AHORA” PRINCIPIO 48. ES DECIR PRESTAR ATENCIÓN.

PRESTAR ATENCIÓN. A DIFERENCIA DE OÍR LO QUE ALGUIEN RELATA, SABER ESCUCHAR EXIGE MANTENER CONTACTO VISUAL, OBSERVAR EL LENGUAJE CORPORAL DE LA PERSONA, PEDIR ACLARACIONES Y DETECTAR EL MENSAJE TÁCITO.
ESTÉ AQUÍ AHORA. PRINCIPIO. PRESTAR ATENCIÓN.

Hay una gran diferencia entre oír —es decir, limitarse a recibir comunicación— y realmente escuchar; que es el arte de prestar estrecha atención, esforzándose por entender la totalidad del mensaje que se está comunicando. A diferencia de oír lo que alguien relata. Por lo tanto saber escuchar exige mantener contacto visual, observar el lenguaje corporal de la persona, pedir aclaraciones y detectar el mensaje tácito.

ESTÉ AQUÍ AHORA PRINCIPIO. ES DECIR “PRESTAR ATENCIÓN”. “LA TÉCNICA QUE USA LA INDUSTRIA DEL PERIODISMO”.

En la industria del periodismo, los reporteros se entrenan en el arte de escuchar atentamente; una técnica de entrevistar en la que los reporteros escuchan y entienden hasta el punto de poder hacer preguntas inteligentes; más profundas sobre la información que se les está dando. 

  • Sin duda alguna, saber escuchar atentamente es lo que permite elaborar buenos reportajes de noticias; y la forma como muchos podemos mejorar nuestras relaciones. 

Igualmente, no es de sorprender que contribuya a garantizar la precisión y la imparcialidad; dos de los principales cualidades distintivas en un periodista, y dos requisitos básicos de cualquier relación.

“VALE LA PENA SABER ESCUCHAR” DEL PRINCIPIO 48 ESTE AQUÍ AHORA ES DECIR “PRESTAR ATENCIÓN”. 

Marcia Martín es una coach ejecutiva. Uno de sus clientes, un primer vicepresidente de una importante entidad bancaria; le pidió que le ayudara a aumentar la eficiencia y el poder de las reuniones de su equipo. Se quejaba de no estar logrando los resultados deseados en las reuniones con su equipo directo de colaboradores.

  • No “traían el material adecuado”.
  • De la misma manera, “no estaban centrado en los temas correctos”
  • Tampoco, “sabían expresarse en forma adecuada”.

Cuando Marcia le preguntó qué hacía en las reuniones y cuáles eran los problemas, le respondió que siempre las iniciaba:

  • Primeramente, diciéndoles cuál era el propósito para el que se reunían.
  • También, les indicaba los que él creía que eran sus puntos débiles.
  • Y, les decía que era lo que quería que hicieran.

Cuando terminó de describir sus reuniones, ella ya había entendido que toda la reunión se limitaba a que él diera instrucciones a los miembros de su equipo… Continuación…

“VALE LA PENA ESCUCHAR”, DEL PRINCIPIO 48 ESTÉ AQUÍ AHORA, PRESTAR ATENCIÓN. CONTINUACIÓN CON LA HISTORIA DE MARCIA.

ESTÉ AQUÍ AHORA, PRINCIPIO 48 PRESTAR ATENCIÓN.

Marcia le dijo: «Le aconsejaría empezar su reunión con una sola frase:

  • “El objetivo de esta reunión en permitirme saber quiénes son ustedes y qué necesitan de mí”.
  • Después, podría permanecer callado y dejarlos que hablen y hablen hasta que se cansen.
  • Si dejan de hablar, solo dígales: “Bien y ¿qué más? y dejarlos seguir hablando». 

Seguidamente, le explicó que, probablemente, las personas que trabajaban para él no habían tenido la oportunidad de expresar.

  • Primeramente, lo que “sentían”.
  • De la misma manera, “pensaban”.
  • También, “las sugerencias que tenían ni sus interrogantes”.
  • Sin duda alguna, “los estaba abrumando con demasiada información”.
  • “Con todas sus opiniones y, realmente, no los estaba escuchando”.

Le indicó que debía destinar dos horas para la reunión y asentir con la cabeza, a estar presente y mostrarse interesado, pero sin decir nada.

Tres días más tarde llevó a Marcía a un lado para decirle que había tenido la reunión más fantástica;  y efectivo de toda su vida.

  • Había seguido sus instrucciones al pie de la letra.
  • Igualmente, escuchado como no lo había hecho antes.

Como resultado, los miembros de su equipo habían, hablado y hablado; y así él había podido saber más acerca de ellos, entender por lo que estaban pasando.

  • Lo que necesitaba y lo que podía hacer por ellos.
  • En consecuencia, capto mucho más en esa solo reunión, que en todas las anteriores que había tenido como ejecutivo.

“DISCUTA MENOS Y ESCUCHE MÁS”, DEL PRINCIPIO 48 ESTÉ AQUÍ AHORA. ES DECIR PRESTAR ATENCIÓN.

En una ocasión, conocí a un fotógrafo de Nueva York que viajó por el mundo entero; tomando costosas fotografías en diferentes localidades para clientes de renombre como Revlon y Lancóme. En un momento dado me comentó que, a pesar de que les entregaba a los clientes exactamente; lo que le habían pedido, quedaba perplejo al ver que no les gustaban los resultados. Aunque se tratara de las pirámides de Egipto, me dijo, le pedían que las repitiera.

De nada le había servido ponerse a la defensiva ni discutir con los clientes:

Aunque había seguido rigurosamente sus especificaciones. Sin embargo, con el tiempo aprendió —después de perder varias cuentas lucrativas—:

  • Que todo lo que tenía que hacer era decir: «Bueno, veamos si le entiendo bien. ¿Quiere más de esto y menos de eso? ¿Correcto? bien, voy a volver a tomar las fotos y se las traeré de nuevo para que me diga si le gustan».

En otras palabras, aprendió a discutir menos con las personas que pagaban sus cuentas y a escuchar más; respondiendo y adaptándose a la retroalimentación que le daban, hasta que ellos estuvieran satisfechos.

A menudo las personas quedan atrapadas en un estado sobre pensamiento, y el resultado es que nunca toman una decisión. -Steve. Backley. .. Que no te pase lo mismo; las personas que no toman acción, o no deciden que les conviene, quedan estancadas; yo te puedo ayudar con un negocio rentable y lograr lo que siempre has soñado. Trabaja con  Cristina Pérez G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.