Cristina Pérez | EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR

EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR

EL NOVENTA Y NUEVE POR CIENTO NO SIRVE; EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR.

Cien por ciento. Jacak Canfield en su gran obra Los principios del éxito, nos brinda este principio número 35, vemos el porqué el noventa y nueve por ciento no sirve; sin embargo el cien por ciento es fácil de lograr.

JACK CANFIELD CON SUS PROPIAS PALABRAS NOS EXPLICA EL POR QUÉ EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR:

En la vida real, los frutos de la victoria van a  aquellos que se comprometen cien por ciento con el resultado, a quienes tienen una actitud de «cueste lo que cueste». Estos son quienes se empeñan al máximo, sin ahorrar esfuerzos, en lograr el resultado deseado, ya sea una medalla olímpica, el premio al mejor vendedor, la cena perfecta una A en microbiología o la casa de sus sueños.

“SE TRATA DE UN CONCEPTO MUY SIMPLE”  DEL PRINCIPIO 35 EL NOVENTA Y NUEVE POR CIENTO NO SIRVE; EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE  LOGRAR.

Sin embargo, se sorprenderá de cuántas personas se despiertan cada mañana y luchan con ellas mismas para decidir si se mantienen o no fieles a sus compromisos, si practican sus disciplinas o si ponen en práctica sus planes de acción. 

LA «REGLA DE CERO EXCEPCIONES» DEL PRINCIPIO 35.

EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR. LAS PERSONAS DE ÉXITO APLICAN LA REGLA DE CERO EXCEPCIONES.
EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR.

Las personas de éxito aplican la  «regla de cero excepciones» cuando se trata de seguir sus disciplinas diarias. Una vez que se establece un compromiso de cien por ciento para lograr algo, no hay excepciones. Es un trato en firme. No negociable. ¡Caso cerrado! Cambio y fuera. 

“Si me comprometo cien por ciento con la “monagamía” (Régimen familiar que prohíbe tener más de un cónyuge al mismo tiempo).

Monogamía, por ejemplo, eso es todo. No tengo que pensarlo más. No hay excepciones, sean cuales fueran las circunstancias. Eso pone punto final a cualquier discusión, cierra esa puerta, no da lugar a ninguna otra posibilidad. No tengo que luchar con esa decisión día tras día. Ya está tomada. Se han lanzado los dados. Se han quemado todos los puentes. Así, la vida es más fácil, más sencilla y me mantengo centrado. Ahorro toneladas de energía que de otra forma gastaría debatiendo eternamente el tema una y otra vez; porque toda la energía que hubiera gastado en un conflicto interno la puede utilizar ahora para crear logros externos.   

“Si me compromete cien por ciento a  hacer treinta minutos de ejercicio cada día, pase lo que pase, ya lo decidió”. 

Simplemente lo hace. No importa si está viajando, si tiene una entrevista por televisión a las 7.00 a.m., si llueve, si se acostó tarde la noche anterior, si su agenda está llena o si simplemente no tiene ganas. Lo hace y eso es todo. Es como cepillarse los diente antes de acostarse. Siempre lo hace, paso lo que pase. Si ya está en la cama y recuerda que no lo ha hecho, se levanta para hacerlo. No importa cuán cansado esté ni qué tan tarde sea. Simplemente lo hace. 

Ya sea su disciplina consista en leer durante una hora:

  • Practicar el piano cinco días a la semana.
  • Hace dos llamadas de venta todos los días.
  • Aprender un nuevo idioma.
  • Practicar mecanografía.
  • Golpear doscientas pelotas de golf.
  • Hacer cincuenta abdominales.
  • Correr seis millas.
  • Meditar, orar, leer Biblia.
  • Pasar sesenta minutos de calidad con sus hijos.

O cualquier otra cosa que necesite hacer para lograr meta, comprométase cien por ciento con aquellas disciplinas diarias que lo llevarán hasta allá.

“SOLO EN LUNA LLENA” DEL PRINCIPIO 34. EL NOVENTA Y NUEVE POR CIENTO NO SIRVE; EL CIEN POR CIENTO ES FÁCIL DE LOGRAR.

Mi mentor Sid Simon es un exitoso orador, entrenador, autor de libros que han llegado a la lista de best sellers y poeta, que divide sus tiempo entre Hadley, Massachussets, en el verano y Sanibel, Florida, en el invierno. Cuando era estudiante de postgrado en la Universidad de Massachussets, Sid era el profesor más popular del departamento de educación.

Una de las principales prioridades de Sid es su salud y su buen estado físico. 

A los ochenta y siete años, monta regularmente en bicicleta, toma suplementos vitamínicos, sigue una dieta sana y ah, si, se permite disfrutar un helado un día al mes, en luna llena.

Cuando asistí a la celebración de los setenta y cinco años de Sid.

En la que se reunieron más de cien personas entre parientes, amigos y antiguos alumnos que vinieron de todas partes para celebrar esa fecha con él, el postre fue la clásico torta de cumpleaños con helado. Sin embargo, había un problema: no era día de luna llena. Para convencerlo de que se permitiera esa indisciplina por una vez en la vida, en esa ocasión especial, cuatro personas que conocían el grado de compromiso de Sid con sus decisiones, entraron al comedor llevando un gigantesca luna de cartón forrada en papel de aluminio para que Sid pudiera contar con una luna llena virtual.

Pero a pesar de toda esa amorosa persuasión, Sid se mantuvo fiel a su compromiso y se negó a comer helado.

  • Sabía que si cedía en ese momento, le sería mucho más fácil ceder la próxima vez que alguien le ofreciera helado.

Sería más fácil racionalizar, justificar y dar explicaciones para no cumplir con su compromiso.

  • Sid sabía que un compromiso del cien por ciento es más fácil de cumplir y no estaba dispuesto a socavar todos sus años de éxito para obtener la aprobación de los demás.

Esa noche todos aprendimos mucho acerca de lo que es la verdadera autodisciplina.

“UNA ÚLTIMA RAZÓN POR LA QUE EL CIEN POR CIENTO ES TAN IMPORTANTE” DEL PRINCIPIO 35.

Este poderoso compromiso del cien por ciento es también un elemento crítico en otras áreas, por ejemplo, en el trabajo. Piense lo que significaría un compromiso de solo el noventa y nueve punto nueve por ciento en nivel de calidad en las siguiente situaciones de trabajo. Significaría:

  • Primeramente, dos aterrizajes peligrosos en el aeropuerto O’Hare Internacional cada día. 
  • También, 16,000 envíos de correos perdidos cada hora.
  • 20.000 recetas de medicamentos mal surtidas cada año.
  • 500 operaciones quirúrgicas equivocadas cada semana.
  • 22.000 cheques deducidos de cuentas equivocadas cada hora.

¿Puede ver por qué el cien por ciento es un porcentaje tan importante? Piense cuánto mejoraría su vida y cuánto mejoraría el mundo si se comprometiera con la excelencia en un cien por ciento en todo lo que hace.

Con el pensamiento, lo que desea le es dado a usted; con la acción, usted lo recibe. -Wallace D. Wattles..  No lo pienses más el éxito es para todos, toma acción que yo te puedo ayudar a conseguir tu sueño. Cristina Pérez G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.