Cristina Pérez | SÁLGASE DEL CLUB DE LOS PESIMISTAS

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS PESIMISTAS

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS «PESIMISTAS»… Y RODÉESE DE PERSONAS DE ÉXITO PRINCIPIO 25 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Sálgase; estamos en la secunda parte del libro “Los principios del éxito” de Jack Canfield; en el principio 25 “Salgase del club de los pesimistas… y rodéese de personas de éxito; solo al leer el título de este principio uno entiende de que se trata; es una de las cosas que me gusta mucho la manera en que nos explica el señor Canfield cada principio; ahora bien sabemos que pasar la mayor parte del tiempo con personas negativas no es conveniente;  veamos que nos dice Canfield al respecto; manifestaciones de Jack Canfield:

CON SUS PROPIAS PALABRAS:

Cuando Tim Ferriss, autor best sellers de “La semana laboral de 4 horas”, tendía doce años; una persona no identificada dejó esta frase de Jim Rohn en su contestador:

“Usted es el promedio de las cinco personas con las que pasa la mayor parte de su tiempo”; cambió su vida para siempre; por muchos días no pudo sacarse esa idea de la cabeza; apenas a los doce años, Tim se dio cuenta: de que los niños con los que estaba no eran los que quería que influyeran en su futuro; fue entonces adonde su mamá y su papá y les pidió que lo enviaran a un colegio privado; cuatro años en St. Paul School lo iniciaron en el camino que lo condujo un año en pregrado en Japón; estudiando judo y meditación Zen; cuatro años en la Universidad de Princeton, donde se convirtió en un luchador all-American; a un campeonato nacional kickboxing y, al fin, al inicio de su propia empresa a la edad de veintitrés años; Tim sabía lo que todos los padres saben por intuición; que nos convertimos en seres similares a las personas con las que pasamos la mayoría del tiempo.

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS «PESIMISTAS»… Y RODÉESE DE PERSONAS DE ÉXITO PRINCIPIO 25 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD. 

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS «PESIMISTAS»... Y RODÉESE DE PERSONAS DE ÉXITO PRINCIPIO 25 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD. 
SÁLGASE DEL CLUB DE LOS PESIMISTAS… Y RODÉESE DE PERSONAS DE ÉXITO.

¿Cuál, si no, sería entonces la razón por la que los padres dicen a sus hijos que no les gusta que anden con «esos muchachos»?

Porque saben que los niños (¿y los adultos!) se convierten en personas iguales a aquellas con las que pasan la mayor parte del tiempo; por eso es tan importante estar con personas a quienes nos queramos parecer; si quiere tener más éxito, tiene que empezar a rodearse de gente más exitosa.

Hay muchos sitios donde encontrar gente de éxito:

  • Entre a una asociación de profesionales.
  • Asista a conferencias relacionadas con su profesión.
  • Hágase miembro de la Cámara de Comercio.
  • Compre una acción de un club campestre.
  • Inscríbase como miembro de la Young Presidents Organizatión [Organización de presidentes jóvenes].
  • Ofrézcase como voluntario para puestos de liderazgo.
  • Hágase miembro de grupos cívicos como los Kiwanis, Optimists International y Rotary International.
  • Ofrézcase como voluntario para servir junto con otros líderes en su iglesia, templo o mezquita.
  • Asista a conferencias, “simposios” (se puede interpretar como congresos, convenciones, conferencias), cursos, seminarios, clínicas, campamentos y retiros dictados por aquellos que ya han logrado lo que usted quiere lograr.
  • Viaje en primera clase o en clase ejecutiva siempre que le sea posible.

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS «PESIMISTAS»; DEL PRINCIPIO 25 “UNO SE ASEMEJA A LAS PERSONAS CON LAS QUE PASA LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO”.

John Assaraf es un exitoso empresario que aparentemente lo ha hecho todo, incluyendo viajar por el mundo durante un año:

Cuando John estaba en la segunda década de su vida, ser el propietario y director de una empresa de concesiones; cuyos ingresos anuales por bienes raíces superaron los 3.000 millones de dólares; y ayudar a desarrollar al pionero de los tours virtuales de la Internet, Bamboo.com (ahora IPEX); llevándolo de un equipo inicial de seis personas a uno de 1.500 en espacio de apenas un año; con millones en ventas mensuales; y llevar a término una exitosa propuesta inicial para una licitación pública en NASDAQ, después de solo nueve meses.

John era un niño de la calle que se había visto enredado en el mundo de las drogas y las pandillas:

Cuando obtuvo un trabajo en un gimnasio en un centro de una comunidad judía; al frente de su apartamento en Montreal, su vida cambió gracias al poderoso principio; de que uno llega a parecerse a las personas con las que pasa la mayor parte del tiempo; además de ganar l,65 dólares por hora, tuvo acceso al club masculino; John cuenta que se inicio en el aprendizaje de los negocios en el sauna para hombres; todas las noches después del trabajo, de 9:15 a 10:00 p.m., se le podía encontrar en el sauna lleno de vapor, escuchando los relatos de los triunfos y fracasos de exitosos; hombres de negocios.

SÁLGASE DEL CLUB DE LOS «PESIMISTAS»; DEL PRINCIPIO 25 “UNO SE ASEMEJA A LAS PERSONAS CON LAS QUE PASA LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO”.

PERSONAS DE ÉXITO CONVERSANDO.

 John Assaraf continúa su historia.

Muchos de esos hombres de éxito eran inmigrantes que habían llegado a Canadá en busca de fortuna; y John quedaba fascinado tanto por sus derrotas como por sus logros; las historias de  lo que había salido mal en sus negocios; en sus familias y en su salud le servían de inspiración; porque su propia familia experimentaba enormes retos y dificultades; por eso John pudo darse cuenta que era normal que esa situaciones se presentaran; ya que otras familias habían pasado también por crisis similares y habían podido llegar a la cima.

Esas personas de éxito le enseñaron a no abandonar nunca sus sueños:

«No importa cuál sea el fracaso», le dijeron, «intenta de otra forma; intenta superarlo saltándolo, rodeándolo o atravesándolo, pero nunca te rindas; siempre hay una forma».

John aprendió también de esos hombres de éxito que no importa el origen, la raza ni el color, tampoco la edad ni si uno proviene de una familia rica o pobre.

La mayoría de los hombres que iban a esa sauna no hablaban un inglés perfecto; unos eran solteros, otros divorciados, algunos estaban felizmente casados, varios no; algunos tenían buena salud, otros se encontraban en un estado de salud lamentable; algunos tenían títulos universitarios, otros no; incluso varios ni siquiera habían ido a la secundaria.

Por primera vez John se dio cuenta de que el éxito:

No está reservado únicamente a los que nacen en familias ricas; sin retos que enfrentar, a quienes se les han dado todas las posibilidades; se dio cuenta de que, sin importar el tipo de vida que se tenga; existe siempre la posibilidad de lograr una vida de éxito; estaba en presencia de hombres de los más diversos campos de actividad, y de diversos orígenes; que lo habían logrado y compartían libremente sus conocimientos y experiencias con él.

Todas las noches John asistía a su propia escuela de negocios privada; en un sauna de un centro de la comunidad judía.

También usted debe rodearse de personas que lo han logrado; tiene que frecuentar gente que tenga una actitud positiva, una visión de la vida orientada a las soluciones; personas que sepan que pueden lograr cualquier cosa que se propongan. 

Usted puede ser lo que quiera, solo si cree con suficiente convicción y actúa de acuerdo a su fe; porque la mente logra cualquier cosa que pueda concebir y creer. -Napoleón Hill… Si tu deseo es tener un negocio propio y dejar de ser un empleado más; yo te puedo ayudar a conseguir tu éxito. Cristina Pérez G.

 

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.