Cristina Pérez | RECOMPENSE AL NIÑO QUE HAY EN USTED

RECOMPENSE AL NIÑO QUE HAY EN USTED

RECOMPENSE AL NIÑO QUE HAY EN USTED DEL PRINCIPIO 26 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD. 

Recompense; todos llevamos dentro  tres estados de ego totalmente distintos que funcionan al unísono para conformar nuestra personalidad única; tenemos un ego paternal, otro adulto y el  infantil; que se comportan de forma muy similar; a como lo hacen los padres, adultos y los niños en la vida real; su estado ego adulto es su parte racional; es el que reúne datos y toma decisiones lógicas de emoción;  programa su horario, reconcilia su chequera, calcula sus impuestos, determina el momento de rotas las llantas de su automóvil.

Ego paternal:

Es el que le dice: se amarre los zapatos, que se cepille los dientes, haga ejercicio, coma sus vegetales; también cumpla con sus fechas de entrega y que termine sus proyectos; además tiene dos caras: lado positivo y el negativo: lado negativo es el que se muestra como su crítico interno; esa parte que lo juzga cuando no vive según las normas que él le impone; en tanto que el lado positivo se muestra como la parte que lo mima; se asegura de que esté protegido, cuidado, y que tenga todo lo que necesita; por consiguiente es la parte valida, lo aprecia y elogia cuando hace las cosas bien.

RECOMPENSE AL NIÑO INTERIOR QUE HAY EN USTED DEL PRINCIPIO 28.  

RECOMPENSE AL NIÑO INTERIOR QUE HAY EN USTED; GRAN PARTE DEL PROCESO DE ALCANZAR EL ÉXITO EN SU VIDA TIENE QUE VER CON RECOMPENSARSE CUANDO LO ALCANZAR. ESTO MANTENDRÁ CONTENTO A SU NIÑO INTERIOR.
RECOMPENSE AL NIÑO INTERIOR QUE HAY EN USTED.

Su ego infantil:

Por otra parte, su ego infantil, hace lo que hacen todos los niños: lloriquea, busca atención, ansia que lo abracen y arma una pataleta si no se satisfacen sus necesidades; a medida que avanzamos por la vida, es como si tuviéramos un niño de tres años prendido a nosotros, preguntando constantemente: ¿Por qué estamos sentados ante este escritorio? ¿Decirme por qué no estamos divirtiéndonos más?, ¿ Si ya es tarde por qué estoy todavía despierto a las tres de la mañana? 

Su deber como padre de ese niño interior:

Uno de sus más importantes deberes es mantenerlo interesado; y recompensarlo por comportarse bien mientras usted termina lo que tiene que hacer; si tuviera un niño de tres años en la vida real, le diría: «Mami tiene que acabar esta propuesta en los próximos veinte minutos; pero una vez que mami termine vamos a comprar un helado o a jugar un videojuego»; su niño de tres años en la vida real probablemente respondería: «Bueno, me portaré bien, porque me darás algo bueno después».

El niño interior que hay en usted se comportará bien siempre que sepa que tendrá una recompensa.            

No es de sorprender que su niño interior no sea distinto; cuando le pide que se porte bien y que le permita terminar su trabajo, quedarse hasta tarde, etc.; se comportará bien siempre que sepa que tendrá una recompensa al final por comportarse; en algún momento, tiene que saber que podrá leer una novela, ir al cine, jugar con un amigo, oír música; salir a bailar o simplemente hacer lo que quiera; también puede ser como salir fuera a comer, recibir un nuevo «juguete», o ir de vacaciones.    

“RECOMPENSE AL NIÑO INTERIOR QUE HAY EN USTED”; RECOMPENSARSE ES PARTE DEL PROCESO AL ÉXITO CUANDO LO ALCANZA.

Gran parte del proceso de alcanzar el éxito en su vida tiene que ver con recompensarse cuando lo alcanza; en realidad, hace que obedezca la próxima vez que deba comportarse mientras usted tiene que trabajar; sabe que puede confiar que, en algún momento, usted cumplirá sus promesas; si no lo hace, al igual que lo haría un niño de verdad, comenzará a sabotear sus esfuerzos haciendo cosas:  por ejemplo: enfermarse, sufrir accidentes o cometer errores que pueden costarle un ascenso o incluso su trabajo; de modo que se ve obligado a tomarse un descanso; evidentemente eso solo lo alejará más del éxito que realmente desea. 

“UNA SENSACIÓN DE PLENITUD” DEL PRINCIPIO 26.

Otra razón para celebrar sus éxitos es que no se sentirá pleno hasta que no haya recibido reconocimiento; esto le da una sensación de logro y de que recibe el crédito que merece; si dedica semanas a elaborar un informe y su jefe no se lo reconoce, se siente vacío; por ejemplo: si le envía a alguien un regalo y no recibe respuesta evidentemente se tiene esa sensación de que algo falta; de que hay algo incompleto que está ocupado unidades de atención en su interior; esencialmente su mente necesita completar el ciclo, liberando así espacio que podría utilizarse mejor enfocado en sus objetivos.

El acto de agradecer y recompensar refuerza al subconsciente.

Claro ésta que aun más importante que ese sentimiento de plenitud, el simple y placentero acto de agradecer y recompensar nuestros éxitos hace que el subconsciente diga por ejemplo: Oye, el éxito es maravilloso; siempre que tenemos éxito, podemos hacer algo divertido; Jack nos va a comprar algo que queremos y nos va a llevar a algún sitio divertido; tengamos más éxitos para que Jack nos pueda llevar a jugar; verdaderamente recompensarse por sus logros es algo que refuerza poderosamente el deseo de su subconsciente de trabajar más por usted; es, sencillamente, la base de la naturaleza humana.

Cree una visión de lo que quiera ser y luego viva en esa imagen como si ya fuera cierta. -Arnold Schwarzenegger..  Tu visión de lograr algo grande la puedes hacer realidad será necesario que tomes acción; emprende aprendiendo en  Ponder Net escuela de aprendizaje y formación Online yo te puedo ayudar a conseguir tu éxito. Cristina Pérez G.

 

.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.