Cristina Pérez | ORDENE Y CONCLUYA LO INCONCLUSO.

ORDENE Y CONCLUYA LO INCONCLUSO.

ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA  LO INCONCLUSO PRINCIPIO 28 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE CANFIELD.

ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO PRINCIPIO 28.

Ordene sus  desórdenes, se trata de poner todas sus cosas en orden y concluir lo que haya comenzado, es decir no dejarlo inconcluso; observe el diagrama que aparece arriba, se conoce como el «ciclo de concluir»; cada uno de estos pasos —decida, planifique, comience, continúe, termine y concluya— basicamente son pasos necesarios para conseguir tener éxito en cualquier cosa, esencialmente para obtener el resultado deseado y lograr terminar; sin embargo, ¿cuántos de nosotros nunca concluimos nada? llegamos hasta la etapa final, pero sin embargo dejamos lo último sin hacer.

¿Hay áreas en su vida en las que haya dejado proyectos inconclusos o no haya logrado un cierre con las personas?

De hecho cuando no se concluyen las cosas del pasado, no puede haber libertad para abarcar plenamente el presente.

ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO PRINCIPIO 28 “NO CONCLUIR LE ROBA VALIOSAS UNIDAD DE ATENCIÓN”

Por ejemplo: al iniciar un proyecto, o  llega a un acuerdo o cuando identifica un cambio que hay que hacer; en cualquier caso, eso entra en su banco de memoria actual y ocupa lo que llamo una «unidad de atención»; solo podemos prestar atención a un determinado número de cosas a la vez; como cada promesa, acuerdo y cada punto de su lista de cosas por hacer; evidentemente deja menos unidades de atención libres; que serviría para dedicarlas a concluir las tareas actuales, atraer nuevas oportunidades y abundancia a su vida.

Entonces; ¿Por qué las personas no concluyen?

Por lo general, las cosas que quedan inconclusas representan áreas de nuestra vida en las que no tenemos conceptos claros o en las que hay bloqueos psicológicos y emocionales; por ejemplo, puede tener muchas solicitudes, proyectos, deberes y otras cosas sobre su escritorio; a los que realmente quiere decir que no; pero teme que lo perciban como una mala persona; por consiguiente, demora dar su respuesta para evitar decir que no; entre tanto, las notas autoadhesivas y los cerros de papel se van apilando y distraen su atención; también puede haber circunstancias en las que debe tomar decisiones difíciles o incómodas; entonces, en lugar de enfrentarse a la incomodidad, permite que la pila de asuntos inconclusos siga creciendo; algunos de esos asuntos son de la falta de sistema, conocimientos o experiencia adecuada para manejarlos; igualmente otros aspectos inconclusos se acumulan por nuestros malos hábitos de trabajo.

“ADQUIERA CONCIENCIA DE LA IMPORTANCIA DE CONCLUIR” DEL PRINCIPIO 28 “ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO.

ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO PRINCIPIO 28, NO CONCLUIR LE ROBA VALIOSAS UNIDADES DE ATENCIÓN.
ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO.

Pregúntese constantemente: ¿Qué se requiere para concluir realmente esta tarea? entonces podrá empezar a dar conscientemente el próximo paso para archivar los documentos ya tramitados; enviar los formularios que deben enviarse o presentarle a su jefe un informe indicándole que el proyecto está completo; lo cierto es que veinte cosas terminadas son más poderosas que cincuenta cosas por concluir; por ejemplo, un libro terminado, que puede salir publicado e influir en el mundo; es mejor que trece libros que tiene en proceso de terminar; en vez de iniciar quince proyectos que terminan inconclusos y ocupan espacio en su casa, es mejor iniciar solo tres y terminarlos.

LAS CUATRO ALTERNATIVAS PARA CONCLUIR DEL PRINCIPIO 28.

Una forma de ocuparse de las cosas por hacer es algo que henos visto en los cursos de gestión del tiempo: hágalo, deléguelo, pospóngalo o desechelo; cuando tome en la mano un papel piense en ese mismo instante si alguna vez hará algo con él; de no ser así, deséchelo; si puede hacer en diez minutos lo que haya que hacer con él, hágalo de inmediato; si aun quiere ocuparse de eso personalmente, pero sabe que le tomará más tiempo, pospóngalo archivándolo en una carpeta de cosas para atender después; si algo no puede hacer personalmente o de lo que no se quiera ocupar, deléguelo a alguien en quien confíe para que lo lleve a cabo; asegúrese de que la persona le presente un informe cuando haya terminado el proceso para que sepa qué se ha hecho.

“ABRIR ESPACIO PARA ALGO NUEVO” DEL PRINCIPIO 28.  

Ordene sus desórdenes: además de los aspectos incompletos en el terreno profesional, la mayoría de los hogares también están abrumados bajo el peso de un exceso de desorden; demasiados papeles, ropa totalmente desgastada, juguetes que nunca se utilizan, efectos personales olvidados y cosas absoletas, rotas e innecesarias; en Estados Unidos, toda la industria de almacenamiento en pequeña escala ha surgido en respuesta a las necesidades de los propietarios de hogares y pequeños negocios; especialmente de encontrar dónde guardar todo aquello que no encuentran dónde acomodar en sus casas u oficinas.

Pero, ¿realmente necesitamos todo eso? claro que no.

Una de las formas de liberar unidades de atención es despejar su vida y su ambiente laboral de la carga mental de ese desorden; cuando desechamos lo viejo, abrimos campo para lo nuevo; eche una mirada al clóset donde guarda su ropa; si tiene uno de esos clóset a los que no les cabe una sola cosa más —donde sacar un vestido o una camisa es una lucha— ; tal vez sea la razón por la cual no tiene más ropa nueva; no hay dónde ponerla; si hay algo que no haya utilizado en los últimos seis meses y no es un artículo de temporada, deséchelo; también si tiene algo que se utilice solo en ocasiones especiales, como un vestido de fiesta o un esmoquín es preferible que se deshaga de él.

Abra campo a lo nuevo, tanto psicológica como físicamente.

Si hay cualquier cosa nueva que desee en su vida, tiene que abrirle campo; quiero decir abrirle campo psicológica y físicamente; si desea un nuevo hombre en su vida, tiene que dejar ir (perdonar y olvidar) al último hombre con el que dejo de salir hace cinco años; porque de no hacerlo, cuando un nuevo hombre la conozca, el mensaje tácito que recibirá es: «Esta mujer tiene vínculos efectivos con otra persona;

ORDENE SUS DESÓRDENES Y CONCLUYA LO INCONCLUSO DEL PRINCIPIO 28 “TENEMOS QUE COMPLETAR EL PASADO”.

Cuando no desechamos lo inservible y los objetos que ya no necesitamos; es como si no confiáramos en nuestra capacidad de manifestar la abundancia necesaria en nuestras vidas para obtener otros nuevos; sin embargo, los aspectos inconclusos como estos impiden que esa abundancia se manifieste; tenemos que completar el pasado para que el presente se nos muestre en mayor plenitud.

La confianza es contagiosa; también lo es la falta de confianza.-Vince Lombardi..  Confía en ti, todo lo que deseas lo puedes logar; toma acción que yo te puedo ayudar a conseguir tu éxito. Cristina Pérez G.

 

.

 

 

Deja un comentario