Cristina Pérez | COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE PRINCIPIO 20 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Comprométase: el término de mejoramiento constante e incesante en japonés es Kaizen; no solamente es una filosofía de operación para los negocios japoneses modernos, sino la antigua filosofía de los guerreros; por lo que se ha convertido también en el “mantra” (puede traducirse como “pensamiento”; en religiones como el budismo y el hinduismo; un mantra es una frase, palabra o sílaba sagrada que se recita como apoyo de la meditación; o para invocar a la divinidad); personal de millones de personas de éxito.

Quienes alcanzan grandes logros— están comprometidos con el mejoramiento continuo; si se desea alcanzar mayor éxito, hay que aprender a preguntarse.

¿Cómo puedo hacer esto mejor? ¿Cómo lo puedo hacer con más eficiencia? ¿Cómo lo puedo hacer de manera rentable? ¿Cómo puedo ofrecer más valor a más personas? ¿Cómo lo puedo hacer con más amor?

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE; DEL PRINCIPIO 20 “EL RITMO DE CAMBIO ACELERADO QUE ATURDE LA MENTE”.

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE; DEL PRINCIPIO 20 "EL RITMO DE CAMBIO ACELERADO QUE ATURDE LA MENTE".
COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE.

En el mundo de hoy se requiere cierto grado de mejoramiento para mantenerse al día con el acelerado ritmo de cambio.

Recibimos noticias de nuevas tecnologías casi todos los meses; se descubren nuevas técnicas de producción con un frecuencia cada vez mayor; aparecen nuevos términos en el lenguaje corriente cada vez que se impone una nueva tendencia; y lo que aprendemos sobre nosotros mismos, nuestra salud y sobre la capacidad del pensamiento humano sigue aumentando; a un ritmo casi descontrolado; por consiguiente, es necesarios mejorar para sobrevivir; pero para progresar y crecer, como lo hacen las personas de éxito, requiere un enfoque más orientado al mejoramiento.

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE; DEL PRINCIPIO 20 “MEJORAR PAULATINAMENTE”.

Siempre que se disponga a mejorar sus capacidades, cambiar su comportamiento o mejorar su vida familiar o su negocio; comience por incrementos pequeños y manejables que le darán una mejor oportunidad de alcanzar el éxito a largo plazo; querer hacer demasiado en poco tiempo solo logrará abrumarlo (o abrumar a todos los que estén involucrados en la mejora); puede condenar el esfuerzo al fracaso, reforzando el concepto de que es difícil, si no imposible, alcanzar el éxito; si se comienza con objetivos pequeños, fáciles de alcanzar, se fortalece la fe en la posibilidad de mejorar.

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE; DEL PRINCIPIO 20 “DECIDA QUÉ DEBE MEJORAR”.

  • En su trabajo: su meta puede ser que su compañía mejore la calidad de su producto o servicio; su programa de servicio al cliente, su mercadotecnia en línea o su publicidad.
  • En cuanto a su vida profesional: tal vez desee mejorar sus conocimientos del manejo de la computadora, sus conocimientos de ventas o su capacidad de negociación.
  • Su hogar: quizá desee aumentar sus habilidades como padre, sus destrezas de comunicación, o sus habilidades culinarias.
  • También podría centrarse en mejorar su salud y su estado físico.
  • Además sus conocimientos de cómo invertir y manejar el dinero, o su habilidad musical.
  • Quizás desee desarrollar un mayor nivel de paz interior a través de la meditación, el yoga y la oración.

Cualquiera que se su meta, decida lo que quiere mejorar y las medidas que tendrá que adoptar para lograrlo; ¿Se trata de aprender una nueva habilidad?

  • Tal vez pueda encontrar lo que quiere aprendiendo en una clase nocturna en la universidad de su comunidad.
  • Si se trata de mejorar su servicio a la comunidad: tal vez pueda encontrar formas de dedicar una hora más por semana al trabajo voluntario.
  • Para no perder de vista esa mejoría constante, pregúntese cada día: «¿Cómo puedo (cómo podemos) mejorar hoy? ¿Qué puedo (qué podemos hacer mejor? ¿Dónde puedo aprender una nueva habilidad o desarrollar una nueva destreza?»; si lo hace, habrá emprendido un camino vitalicio de mejoramiento que garantizará su éxito.

COMPROMÉTASE A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE; DEL PRINCIPIO 19 “NO ES POSIBLE SALTAR NINGUNO DE LOS PASOS QUE CONDUCEN AL ÉXITO”.

Una de las realidades de la vida es que los grandes avances toman tiempo; no se logran de la noche a la mañana; sin embargo, debido a que tantos productos de servicio hoy prometen la perfección de un día para otro; hemos llegado a esperar una recompensa instantánea, y nos desanimamos cuando no la obtenemos; no obstante, si se compromete a aprender algo nuevo cada día, a mejorar apenas un poco cada día; al fin —con el tiempo— alcanzará sus metas.

Convertirse en maestro toma tiempo; ¡Se requiere práctica, práctica, práctica! hay que perfeccionar las capacidades a través de su uso y refinamiento constantes.

  • Toma años alcanzar la profundidad y la amplitud de experiencia que caracteriza a un verdadero experto, visionario y sabio.
  • Cada libro que lee, igualmente clase que toma, del mismo modo experiencia que tiene: es otro bloque constructor en su vida profesional y personal.
  • No se estafe, por ningún motivo corra el riesgo de no encontrarse preparado cuando aparezca su gran oportunidad.
  • Asegúrese de haber hecho sus deberes y haber perfeccionado su arte.
  • Por lo general un actor debe tener un largo y arduo período de preparación —clases de drama; representaciones en el teatro comunitario, piezas de teatro que presentan fuera de Broadway… Continuación…

“NO ES POSIBLE SALTAR NINGUNO DE LOS PASOS QUE CONDUCEN AL ÉXITO” DEL PRINCIPIO 20.

PREOCUPADO POR SU MALA SITUACIÓN; DEBERÁ COMPROMETERSE  A UN MEJORAMIENTO CONSTANTE.

Convertirse en maestro toma tiempo:

  • Por lo general un actor debe tener un largo y arduo período de preparación —clases de drama; representaciones en el teatro comunitario, piezas de teatro que presentan fuera de Broadway;
  • Pequeños papeles secundarios en cine y programas de televisión; más clases de actuación, lecciones de manejo de voz, entrenamientos en acentos, lecciones de danza, entrenamiento en artes marciales; clases de equitación, papeles secundarios—; hasta que, un día están listos para el papel de sus sueños que los está esperando.
  •  Los basquetbolistas famosos aprenden a lanzar con la mano no dominante, mejoran su lanzamiento de tiros libres y tiros de tres puntos.

Convertise en maestro toma tiempo:  

  • Los artistas experimentan con distintos medios.
  • Pilotos de aviación se capacitan para todo tipo de emergencias en un simulador de vuelo.
  • Médicos vuelven a estudiar para aprender nuevos procedimientos y obtienen certificaciones de estudios avanzados; todos están involucrados en un proceso constante e interminable de mejoramiento.
  • Comprométase a continuar mejorando cada vez más, día tras día, en todos los aspectos; si lo hace, tendrá ese sentimiento de creciente autoestima y confianza en sí mismo; que proviene del automejoramiento y, en último término, del éxito que inevitablemente vendrá después.

EL PODER DE LA LIGERA VENTAJA DEL PRINCIPIO 20.

En su libro “La ligera ventaja” Jeff Olson habla sobre el efecto combinado; con el paso del tiempo de hacer simplemente un poco más o un poco menos de algo:

  • Ya sea que haga un poco más cada día —veinte reflexiones.
  • Veinte minutos de meditación. 
  • Igualmente de tiempo de aeróbicos.
  • Leer veinte páginas.
  • Una hora adicional de sueño.
  • Tomar suplementos—.
  • O un poco menos cada día —una hora menos de televisión.
  • Una copa menos de vino.
  • Un café latte que valga menos de cuatro dólares.
  • Navegar una hora menos en la Internet.

Esos pequeños cambios hacen una gran diferencia en los resultados con el paso del tiempo.

Piense en estos hechos sorprendentes.

Si usted reemplazara un refresco azucarado, por un vaso de agua en el almuerzo; o durante su hora de descanso en la tarde todos los días por un año; en consecuencia terminaría tomando casi cuarenta litros de agua; evitaría consumir cerca de cincuenta mil calorías vacías; (el equivalente de un ayuno de veintidós días, suponiendo que usted consumiera 2.200 calorías al día); y se ahorraría cerca de 500 dólares en gastos.

Si usted viera una hora menos de televisión al día, esas 365 horas sumarían nueve semanas laborales de cuarenta horas.

Eso es como añadir dos meses de tiempo productivo a su vida cada año; en doce años eso sería igual a tener dos años adicionales de tiempo de concentración; ya sea que utilice ese tiempo para concentrarse en escribir libros, practicar su instrumento, mejorar su rendimiento deportivo; de igual importancia aprender un nuevo idioma, hacer más llamadas de ventas o mercadeo por la Internet; también leer, hacer ejercicio, yoga, meditación o profundizar en sus relaciones, es algo que depende de usted; pero imagina la diferencia que haría con el paso del tiempo.

Aprendió tanto de sus errores, que cuando tropezaba en lugar de caer volaba. – Alex Roviera. Deseas alcanzar tus metas, yo te puedo ayudar a conseguir tu sueño.  Cristina Pérez G. 

 

 

 

Deja un comentario