Cristina Pérez | UNA ESTADÍSTICA DICE MUCHO

UNA ESTADÍSTICA DICE MUCHO

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO, DEL PRINCIPIO 17 ¡PIDA!  ¡PIDA!  ¡PIDA! DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Estadística; Jack Canfield con su gran sabiduría nos brinda enseñanzas que te sirven para cómo lograr el éxito; nos muestra en cada principio paso a paso como lograr nuestros más ambiciosos sueños; en este principio 17 nos muestra una estadística reveladora que te hará reflexionar; nos dice que debemos insistir, hablar, pedir, mostrar, una y otra vez y no darnos por vencidos; manifestaciones de Jack con sus propias palabras.

Herbert True, especialista en mercadeo de la Universidad de Notre Dame pudo determinar que:

  • Cuarenta y cuatro por ciento de todos los vendedores se da por vencido después de la primera llamada.
  • Veinticuatro por ciento también se da por vencido después de la segunda llamada.
  • Catorce por ciento igualmente se da por vencido después de la tercera llamada.
  • Doce por ciento deja de intentar venderle algo, a ese posible cliente después de la cuarta llamada.

Esto significa que noventa y cuatro por ciento de los vendedores se dan por vencido a la cuarta llamada; sin embargo, sesenta por ciento de todas las ventas se hacen después de la cuarta llamada; esta reveladora estadística demuestra: que noventa y cuatro por ciento de los vendedores no se dan la oportunidad; con el sesenta por ciento de los posibles compradores; es posible que tenga la capacidad, ¡pero también tiene que tener la tenacidad! para tener éxito tiene que ¡pedir!, ¡pedir!, ¿pedir!

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO; “PEDID Y SE OS DARÁ” DEL PRINCIPIO 17 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO; "PEDID Y SE OS DARÁ" DEL PRINCIPIO 17 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD;
UNA ESTADÍSTICA DICE MUCHO DEL PRINCIPIO 17.

La carta de Sylvia Collins para Jack Canfield.

Manifiestaciones de Jack: Hace unos años; Sylvia Collins viajó desde Australia a San Bárbara para asistir a uno de mis seminarios de una semana; y allí aprendió acerca del poder de pedir.

Un año después me escribió la siguiente carta:

Estoy vendiendo nuevos proyectos urbanísticos en la Costa de Oro; y trabajo con un equipo de personas que se encuentran todas en la segunda década de la vida; las destrezas que adquirí en sus seminarios me han ayudado en mi desempeño y me han permitido: ¡formar una parte activa de un equipo ganador! debo contarle el impacto que ha tendido en esta oficina el elevar el nivel de autoestima; y ¡no tener miedo a pedir! en una reciente reunión de personal; nos preguntaron qué querríamos hacer para nuestro día mensual del reforzamiento del trabajo en equipo; Pregunté a Michael, el director administrativo:

 «¿Cuál sería la meta que tendríamos que alcanzar para que nos lleve a una isla por una semana?».

Todos los asistentes a la reunión quedaron en silencio con los ojos fijos en mí; era evidente que mi pregunta estaba fuera de la zona de confort; de todos los que se encontraban alrededor de la mesa; Michael los miró a todos y luego me miró a mi y dijo: «Bueno, si llegan a…8; y ahí fijó una meta financiera), ¡llevaré al equipo (éramos diez) al Great Barrier Reef!» Bueno, al mes siguiente alcanzamos la meta y nos fuimos para Lady Elliott Island por cuatro días —pasajes aéreos; alojamiento, alimentación y actividades, todo pagado por la compañía; pasamos los cuatro días más sorprendentes: hicimos snorkel juntos, también hicimos fogatas en la playa, igualmente nos hicimos bromas ¡y nos divertimos muchísimo! después, Michael nos dio otra meta y dijo que nos llevaría a Fiji si la cumplíamos; y ¿la logramos en diciembre!

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO; “AL PEDIR NADA TIENE QUE PERDER Y SI MUCHO QUE GANAR” DEL PRINCIPIO 17 ¡PIDA! ¡PIDA! ¡PIDA!

Para tener éxito hay que correr riesgos, y unos de ellos es estar dispuesto a encontrarse con un rechazo.

El siguiente es un correo electrónico que recibí de Donna Hutcherson, que me oyó hablar durante la convención de su compañía en Scotsdale, Arizona.

El correo de Donna decía así:

Mi esposo, Dale, y yo tuvimos la oportunidad de escucharlo en la convención en Walsworth a principios de enero… Dale asistió como cónyugue…le impresionó especialmente lo que usted dijo acerca de que: “nada se pierde con preguntar o intentar”; después de oír su conferencia; se propuso lograr una de las metas de su vida (uno de los mayores deseos de su corazón); un puesto como principal entrenador de fútbol; presentó su solicitud para cuatro vacantes dentro de mi territorio de ventas; y al día siguiente, lo llamaron de Sebring High School y le recomendaron que llenara la solicitud en la Internet; lo hizo de inmediato, y esa noche prácticamente no pudo dormir; después de dos entrevistas, lo eligieron de entre sesenta y un aspirantes; hoy, Dale aceptó el cargo como entrenador principal en Sebring High School de Sebring, Florida; gracias por su visión e inspiración.

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO; “AL PEDIR NADA TIENE QUE PERDER Y SÍ MUCHO QUE GANAR” DEL PRINCIPIO 17.

AL PEDIR NADA TIENE QUE PERDER Y MUCHO QUE GANAR, DEL PRINCIPIO 17 DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO.

UNA ESTADÍSTICA QUE DICE MUCHO; “¿ ME DARÍA DINERO?” DEL PRINCIPIO 17.

En 1997, Chad Pregracke, de veintiún años, emprendió solo la misión de limpiar el rió Mississippi; comenzó con un bote de veinte pies y sus dos manos; cuando Chad se dio cuenta de que necesitaría más que su bote de veinte pies —barcazas, camiones y equipo–; pidió ayuda a los funcionarios estatales y locales, pero no obtuvo respuesta; sin dejarse disuadir.

Chad recurrió al directorio telefónico, buscó en las listas de empresas.

Y llamo a Alcoa, «porque» relata, «comenzaba con A»; armado solo de su apasionado compromiso con su sueño; Chad pidió hablar con el «jefe»; al cabo de un tiempo, Alcoa le dio 8,400 dólares; mas adelante, continuando aún con la A, llamó a Anheuser–Busch; como se informó en la revista Smithsonian Mary Alice Ramirez; directora de la oficina de ayuda comunitaria ambiental de Anheuser–Busch, recuerda así su primera conversación con Chad:

—¿Me daría algun dinero? —Preguntó Chad; —¿Quién es usted? —respondió la señora Ramirez;               —Quiero eliminar toda la basura del río Mississipi» —dijo Chad;  —¿Puede mostrarme una propuesta? —le preguntó la señora Ramirez;  —¿Que es una propuesta? —le respodió Chad.

Al fin la señora Ramirez invitó a Chad a reunirse con ella y le giró un cheque por 25.000 dólares para ampliar su Proyecto de Embellecimiento y Restauración del Rió Mississipi.* —

Más importante que saber cómo conseguir fondos era el evidente deseo de Chad de marcar la diferencia, su inagotable entusiasmo, su total dedicación al proyecto y su voluntad de pedir; Chad, al fin, consiguió todo lo que necesitaba pidiéndolo; ahora tiene una junta directiva compuesta por abogados, contadores y funcionarios empresariales, además tiene doce empleados en su equipo; que trabajan tiempo completo y miles de voluntarios y ha recaudado millones de dólares en donaciones para apoyar el trabajo; en el proceso, no solo ha limpiado miles de millas de las riveras de los ríos Mississipi; y veintidós más —eliminando más de siete millones de toneladas de desechos— sino que ha creado conciencia de la importancia; de restaurar y recuperar la belleza de todos los ríos y de  que todos compartimos la responsabilidad de mantenerlos limpios;† en el 2013 Chad fue nombrado Héroe del año por CNN.

Si deseas tener éxito en tu vida, yo te puedo ayudar a conseguir tu éxito. Cristina Pérez G.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.