Cristina Pérez | MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN

MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN

MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN DE LA CUARTA CLAVE DE LA FELICIDAD Y DE LA ILUMINACIÓN.

Misterio; lo que tu ego no ve es algo precioso que está oculto en toda relación espiritual: el misterio; este misterio nace del amor afirma el doctor Deepak Chopra en su libro “La receta de la felicidad”; este misterio que nace del amor, te llama desde un sitio de tranquilidad y alegría; que el ego nunca podría alcanzar en todas sus luchas, exigencias y necesidades; el simple hecho de entrar al espacio entre tú y la persona amada te abre el misterio.

Cuando dos personas se enamoran, la existencia del misterio se hace evidente:

  • Ambos quedan cegados por él.
  • Se sienten fundidos y perfeccionados en su arrebato.
  • Nada podría salir mal jamás.
  • El mundo entero está contenido en la otra persona.

Pero cuando el romance se desvanece, todo esto también se esfuma; por eso es necesario el compromiso para mantener con vida esos primeros “atisbos” (vislumbres); de una satisfacción que está más allá de ti, y que sin embargo no es sino tú mismo.

MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN; EL AMOR PUEDE RESOLVER PROBLEMAS, CURAR HERIDAS, SOLUCIONAR DISPUTAS  Y PLANTEAR RESPUESTAS INESPERADAS.

MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN; EL AMOR PUEDE RESOLVER PROBLEMAS, CURAR HERIDAS, SOLUCIONAR DISPUTAS  Y PLANTEAR RESPUESTAS INESPERADAS.
MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN.

Cuando te comprometes con el “sendero” (procedimiento para conseguir una cosa) también te rindes a él.

Todos los días te preguntas “¿Qué puede hacer el amor? muéstrame; estoy preparado”; las respuestas te sorprenderán; verdaderamente el amor puede resolver problemas, sin duda alguna curar heridas, también solucionar disputas y plantear respuestas inesperadas; no estamos hablando del amor personal, el sentimiento contenido en una sola persona; éste es un amor más allá del individuo, que ve y sabe todo; de hecho cuando te entregas a él, las diferencias cotidianas pierden significado: las preocupaciones acerca de dinero, ambición, trabajo y familia toman su justa medida; un poder invisible reconcilia los opuestos; genera armonía por si mismo.

MISTERIO; RENUNCIA A TENER LA RAZÓN; SI CRITICAS TU VIDA, SI TE AFERRAS A TENER LA RAZÓN;  SI INSISTEN ES ESTABLECER FRONTERAS, EN MISTERIO NO PODRÁ ALCANZARTE.

El estado descrito no puede alcanzarse mediante el esfuerzo ni puede controlarse; debes permitirte un estado de apertura; presencias lo que está ocurriendo; te lo tomas con tranquilidad; obedeces cuando surgen el impulso adecuado; así se vive la vida espontáneamente; lo que sea que ocurra a continuación es lo correcto; lo que necesites en el nivel más profundo se te da automáticamente; vivir en ese estado es posible; aunque pocas personas lo hacen; de hecho, es la manera más natural de vivir.

Pero si criticas tu vida, si te aferras a tener la razón si insistes en establecer fronteras; el misterio no podrá alcanzarte.

Vivir en armonía con el misterio toma tiempo; la rendición, como todo lo demás, es un proceso, no un salto; a pesar de los altibajos, el sendero avanza siempre, y cada paso es un paso de amor; ésa es en última instancia la razón de las relaciones: ser capaz de ver a otra persona a los ojos y compartir el conocimiento de que el poder del amor los ha bendecido a ambos.

PARA ACTIVAR LA CUARTA CLAVE EN MI VIDA COTIDIANA, ME PROMETO HACER LO SIGUIENTE:

  1. Advertiré cuando sienta el impulso de tener la razón; lo observaré y lo dejaré ir; al presenciar esta conducta estaré iniciando mi transformación; cada recordatorio reforzara mi propósito en la vida, que es ser feliz, no estar en lo correcto.
  2. Me abstendré de usar los calificativos correcto e incorrecto, bueno o malo; hallaré libertad en un perspectiva más amplia que conduce a soluciones creativas más que a críticas y acusaciones; mi felicidad residen en la quietud que yace más allá de todas las etiquetas.
  3. Cuando me sienta tentado a verme como víctima, recordaré que soy el creador de las circunstancias que estoy viviendo; me preguntaré: “¿Qué estoy haciendo en el estado de conciencia donde estoy creando esto?” con esta sencilla pregunta pasaré de ser una víctima a ser un creador.

La marca de la excelencia, la prueba de la grandeza, es la persistencia. Jim Tressel. Deseas hacer tu sueños una realidad, yo te puedo ayudar a conseguir tu más ambicioso sueño. Cristina Pérez G.

 

 

Deja un comentario