Cristina Pérez | RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO

RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO

RUBEN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS, DEL PRINCIPIO 13 “HÁGALO” DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Oro: Ruben González desde que estaba en tercero de primaria quería ser atleta olímpico; respetaba a los atletas olímpicos porque eran ejemplo de gente que creía; que estaba dispuesta a comprometerse con una meta, a enfrentarse al riesgo de la adversidad en su afán por alcanzarla; también a fracasar, volver a intentar hasta lograrla; pero fue solo cuando llegó a la universidad; y vio a Scott Hamilton competir en los juegos de Sarajevo en 1984; cuando tomó la decisión de entrenarse para los Juegos Olímpicos.

Rubén se dijo: Si ese hombrecito puede hacerlo, ¡yo también! ¡competiré en los próximos Juegos Olímpicos! Está decidido.

Solo tengo que encontrar un deporte; después de investigar un poco acerca de lo deportes olímpicos; Rubén decidió que debía elegir uno que aprovechara sus puntos fuertes; sabía que eras un buen atleta, aunque no excelente; su punto fuerte era la perseverancia; nunca se deba por vencido en nada; de hecho, se había ganado el apode de “Bulldog” en la secundaria; pensó que debía encontrar un deporte tan duro, que implicara tantos huesos rotos que muchos se dieran por vencidos; así, alcanzaría el primer lugar, ¡basado en la tasa de deserción! finalmente se decidió por el “luge” (deporte olímpico de invierno, trineo ligero)..  Continuación…

RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS;  QUERÍA SER ATLETA OLÍMPICO ERA PERSEVERANTE; SABÍA QUE ERA BUEN ATLETA Y DECIDE ENTRENARSE POR UN DEPORTE DURO QUE MUCHOS SE DIERAN POR VENCIDOS.

RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS;  QUERÍA SER ATLETA OLÍMPICO ERA PERSEVERANTE, SABÍA QUE ERA BUEN ATLETA Y DECIDE ENTRENARSE POR UN DEPORTE DURO QUE MUCHOS SE DIERAN POR VENCIDOS.
RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

Continuació la historia de Ruben.. Después, envió una carta a Sport Illustrated (eso fue antes de la existencia de Internet) y preguntó:

«¿Adónde puedo ir a aprender luge?»; les respondieron: «A Lake Placid, en Nueva York, la sede de los Juegos Olímpicos en 1936 y 1980; ahí está la pista»; Rubén levantó el teléfono y llamo a Lake Placid; —Soy un atleta de Houston y quiero aprender “luge” para competir en los Juegos Olímpicos dentro de cuatro años; ¿Podría ayudarme? la persona que atendió el teléfono le pregunto? —¿Cuántos años tiene? —veintiuno —¿Veintiuno? Ya es muy viejo; llamó diez años más tarde; a esa edad comenzamos a entrenarlos, cuando tienen tienen diez años; olvídelo.

Sin embargo, Rubén no se dio por vencido y comenzó a contarle a ese hombre la historia de su vida; a fin de ganar tiempo hasta que se le ocurriera algo.

En el curso de su narración, dijo que había nacido en Argentina; de pronto, el hombre del otro lado de la línea se entusiasmó; —¿En Argentina? ¿Por qué no lo dijo antes? si compite por Argentina, le ayudaremos… Continuación…

RUBÉN GONZÁLEZ FUE POR EL ORO EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS; SU ACEPTACIÓN EN LAKE PLACID PARA ENTRENAR EN TAN SOLO CUATRO AÑOS Y COMPETIR PARA LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

Continuación con la historia de Ruben… El hecho era que el “luge” estaba a punto de ser eliminado de los juegos olímpicos; por falta de suficientes países que compitieran en él a nivel internacional; —si compite por Argentina; y de alguna forma logramos que quede entre los cincuenta clasificados del mundo en los próximos cuatro años; que es lo que tendrá que lograr para llegar a los Juegos Olímpicos; por consiguiente, tendríamos otro país para competir en “luge” y así fortaleceríamos este deporte; si lo logra, estaría ayudando al equipo de Estados Unidos.

Antes de que venga hasta Lake Placid, debe saber dos cosas:

  • En primer lugar: si quiere lograrlo a su edad, y hacerlo en solo cuatro años, será un trabajo brutal; de hecho, nueve de cada diez personas se dan por vencidas.
  • Segundo lugar: prepárese para romperse algunos huesos.

¡Excelente!, pensó Rubén, esto coincide justo con mi plan; yo no me doy por vencido; cuanto más difícil sea, más fácil resultará para mi.

EL SUEÑO DE RUBÉN GONZÁLEZ DE SER ATLETA OLÍMPICO SE HIZO REALIDAD, SU PERSISTENCIA Y EL PRINCIPIO DE ACTUAR, QUE LO HIZO EN FORMA DE INMEDIATO LOGRO SU SUEÑO, AL MARCHAR EN LA CEREMONIA INAUGURAL DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE CALGARY EN 1988.

RUBÉN GONZÁLEZ ALCANZÓ SU SUEÑO.

Unos días después, Rubén González estaba caminando por la calle principal de Lake Placid; buscando el Centro de Entrenamiento Olímpico.

Al día siguiente, se encontraba en una clase de principiantes con otros catorce aspirantes a los Juegos Olímpicos; el primer día fue horrible e inclusive pensó en renunciar pero, con la ayuda de un amigo; se comprometió una vez más en su sueño olímpico y; aunque todos los otros catorce aspirantes se retiraron antes de terminar la temporada. Rubén completó el entrenamiento de verano.

Cuatro agotadores años después, Rubén hizo realidad su sueño al marchar en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Calgary en 1988.

Volvió de nuevo en Albertville en 1992 y en Salt Lake City para los juegos de Invierno del 2000.

Debido a que actuó de inmediato y con persistencia.

Rubén González alcansó su sueño para siempre el «tri-campeón olímpico»; y como suelen hacer muchos atletas olímpicos, Rubén ha pasado a tener una exitosa carrera como “conferencista motivacional”.

Aprendí que la única forma de alcanzar algo en la vida es esforzarse por lograrlo; ya se trate de un músico, un escritor, un atleta o un empresario, no hay otra forma de hacerlo; si lo hace triunfará; si no lo hace, no lo logrará. Bruce Jenner.. Trabaja con Cristina Pérez yo te ayudaré a conseguir tu éxito.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.