Cristina Pérez | NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR.

Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para empezar; en la vida siempre se presentan oportunidades para emprender y lograr nuestros más ambiciosos sueños; igualmente, nunca se es demasiado viejo para comenzar de nuevo; una de las excusas más comunes que utilizan las personas para evitar el riesgo, de perseguir sus sueños es: “Soy demasiado viejo”.

Sin embargo a mi, en particular, decir que no puedo, o que no podría llegar a tener éxito; nunca lo pensé, ni tuve miedo.

De hecho emprendí en el Internet haciendo negocios a las 70 años, no sabía absolutamente nada de computación;  he aprendido el WordPress y el Marketing Online; hago negocios por el Internet he participado en “handgouts” (videoconferencia en directo); con gente de negocios en el Internet sin ningún problema; gracias al haber tomado la decisión de aprender sin importar mi edad; jamás mis pensamiento fueron decir: “soy demasiado vieja para comenzar aprender y mucho menos computación sin tener estudios en tecnología”.

Algo que nos favorece a la gente mayor es la experiencia.

Todo lo hacemos con más cuidado y limpieza, nuestro cuerpo tal vez tenga algunas limitaciones; sin embargo, respecto a la  imaginación y nuestra mente somos todopoderosos; “nuestro cerebro es el soporte físico de la mente”, tanto la gimnasia física, como la mental ayuda a estar siempre activos; recuerdo hace cuatro años: la escritura manual y en máquina de escribir, ya no lo hacía muy bien; tenía más de 23 años de no hacerlo en forma regular; hoy con la práctica, lo hago bastante bien y con excelente rapidez.

Es increíble lo que te ayuda estar activo, lo digo y lo repito una y otra vez nunca es tarde para empezar y aprender,  ni eres demasiado viejo para tener éxito en la vida.

NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR O SE ES MUY JOVEN PARA COMENZAR UN IMPERIO, NI ERES DEMASIADO VIEJO PARA CONQUISTAR UN NUEVO SUEÑO.

NUNCA SE ES MUY JOVEN PARA COMENZAR UN IMPERIO, NI ERES DEMASIADO VIEJO PARA CONQUISTAR UN NUEVO SUEÑO.
NUNCA ES TARDE PARA COMENZAR.

Todos deseamos ser felices y realizar nuestros sueños.

De hecho, muchos lo han logrado, sin importar la edad; puedes ser muy joven o demasiado viejo para emprender en algún negocio o lograr hacer algo que siempre has deseado; aunque, por alguna razón no lo has hecho.

Cuentan, muchas historias de jóvenes como de personas mayores, que destacaron por su genialidad esfuerzo y valentía.

Digo valentía: porque no tuvieron miedo al fracaso, ni  al que dirán, por ser muy jóvenes o muy viejos, solo ¡lo hicieron! gracias a su persistencia lograron hacer cosas maravillosas, en consecuencia, llegaron a ser dignos de admiración; igualmente respeto, además, lograron hacer grandes fortunas.

Un ejemplo de ello lo tenemos en Ray Kroc.

Tenía cincuenta y dos años, después de pasar diecisiete años de su vida adulta como vendedor de vasos de papel; y aproximadamente otros diecisiete vendiendo una máquina: que podía preparar cinco batidos de leche de manera simultánea.

Cuando conoció a los hermanos MacDonald, que tenían varios restaurantes de hamburguesas en California.

Los convenció para que les ayudara a convertir su negocio en una franquicia a nivel nacional; siete años después, Ray también los convenció para que vendieran sus acciones y se convirtió en multimillonario.

Otro ejemplo lo tenemos en Anna Mary Robertson Moses, más conocida en el mundo como la abuela Moses.

Es uno de los nombres más importantes en el arte popular de Estados Unidos; aunque no cogió un pincel hasta que tenía setenta y seis años, pintó durante veinticinco años más; un tiempo lo suficientemente largo que le permitió ver los lienzos, que había vendido originalmente por tres dólares; vendiéndose por más de diez mil, hoy, algunos de sus cuadros se venden en subastas por más de cien mil dólares; verdaderamente, nunca es demasiado tarde para empezar y esto lo demostró la abuela Moses y Ray Krok con sus historias de éxito que tuvieron en su vida.

NUNCA SE ES DEMASIADO JOVEN PARA EMPEZAR; LA HISTORIA DE RYAN ROSS EL NIÑO QUE EMPRENDIÓ A LOS 3 AÑOS VENDIENDO HUEVOS, SEGUIDO POR NEGOCIOS COMO “CORTANDO PRADOS”, “LAVADO A PRESIÓN” Y “BIENES RAÍCES”, A LOS 8 AÑOS YA ERA DUEÑO DE SEIS EDIFICIOS.  

NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA COMENZAR.

Esta es la otra cara de la otra moneda “Los Jóvenes”.

Muchas personas se detienen a sí mismas, diciéndose que son demasiado jóvenes para empezar; o que aún no tienen suficiente experiencia para realizar sus sueños; esa también es una idea falsa..Jack Canfield en su libro Los Principios del éxito manifiesta: estando en una conferencia de Mujeres de California, se encontró con Ryan Ross, de doce años; y a quien los medios han bautizado como el “Pequeño Trump”, cuando tenía tres años:

Ryan Ross comenzó un negocio de gallinas y huevos en su patio trasero de su casa.

Tenía sesenta pollos y vendía una docena de huevos por tres dólares, ganaba quince dólares al día; cuando se cansó de vender huevos emprendió su próxima aventura, un negocio para cortar prados; les cobraba veinte dólares la hora sus clientes; pero debido a que era demasiado pequeño para operar una cortadora de césped; les pagaba quince dólares la hora a chicos mayores para que hicieran el trabajo; obteniendo una ganancia de cinco dólares la hora.

Su siguiente negocio de Ryan, fue una empresa de lavado a presión.

En el que cobraba doscientos dólares por hora; y le pagaba a alguien cien dólares la hora para que hicieran el trabajo; a los cinco años, Ryan ya estaba invirtiendo sus ganancias en la compra de bienes raíces; en su ciudad natal de Toronto, Ontario, y en Columbia Británica en Canadá.

Cuando tenía ocho años era dueño de seis edificios y tenía una fortuna personal de un millón de dólares.

Ryan también se dedica a la filantropía, suministrando alimentos y ropas a familias en los países del tercer Mundo.

Del mismo modo, te puedo contar de muchas más historias personas que no le importó la edad, para emprender y lograr su éxito y llegaron a ser millonarios.

De hecho, no puedo hacerlo en un solo post, pero creo que estas historias son suficientes para comprender que nunca se es demasiado joven para empezar tu imperio, ni demasiado viejo para conquistar un nuevo sueño y lograr el éxito.

El futuro tiene muchos nombres, para el débil es lo inalcanzable; para el miedoso, lo desconocido; para el valiente, la oportunidad. Cita de Victor Hugo. Se valiente iniciando un negocio en el Internet yo te ayudaré a conseguir tu éxito.trabaja con Cristina Pérez G.

 

 

Deja un comentario