Cristina Pérez | DECIDA QUÉ QUIERE, PRINCIPIO TRES

DECIDA QUÉ QUIERE, PRINCIPIO TRES

DECIDA QUÉ QUIERE PRINCIPIO TRES DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Decida qué quiere, principio tres de Jack Canfield autor de los Principios del éxito; de hecho, el decidir qué es lo que queremos en la vida; es el primer paso para lograr obtener las cosas que más deseamos.

Una vez que haya decidido:

  • “Por qué está aquí”.
  • De igual importancia, “Cual es su propósito para la vida”.

Antes que nada, tendrá que decidir:

  • ¿Qué es lo que quiere y desea hacer?
  • Especialmente ¿Quién quiere ser?
  • De igual importancia ¿Lo que desea tener y lograr?
  • Del mismo modo  ¿experimentar?
  • También las ¿posesiones le satisfaría adquirir?
  • Igualmente ¿hasta dónde le encantaría llegar?
  • Y por último debe decidir: ¿dónde le gustaría estar?
  • En otras palabras, ¿cómo imagina el éxito?

Por desgracia, una de las principales razones por las que la mayoría no logra lo que desea es porque no ha decidido qué quiere, no ha definido sus aspiraciones en forma clara y detallada.

DECIDA QUÉ QUIERE; CUANDO SOMOS BEBES SABEMOS EXACTAMENTE LO QUE QUEREMOS Y TOMAMOS DECISIONES SIN NINGÚN TEMOR.

DECIDA QUÉ QUIERE. LOS BEBES SABEN LO QUE QUIEREN Y ACTÚAN SIN TEMOR.
DECIDA QUÉ QUIERE PRINCIPIO TRES DE JACK CANFIELD. “La niña decidió ponerse los zapatos de su mamá”.

Decida lo qué quiere; la mayoría de las personas no logra decidir lo que quiere en la vida.

Y uno de los motivos mas usuales es la programación de nuestra primera infancia; es decir lo que nos inculcaron desde pequeños nuestros padres, maestros y otras personas; dentro de cada uno de nosotros hay una pequeñísima semilla en respuesta a nuestros padres, a nuestros maestros, directores; y otros ejemplos a seguir mientras crecimos.

Cuando somos bebés sabemos exactamente lo que queremos.

Sabemos cuando tenemos hambre, y algo que no nos gusta lo escupimos, lo que nos agradaba lo devorábamos; no se tiene problemas para expresar necesidades y deseos; simplemente lloramos a todo pulmón, sin inhibiciones (sin miedos) y sin contenernos hasta obtener lo que se quiere; se tiene en su interior cuanto se necesita para obtener alimentación, para que nos cambiaran; también para que nos tomaran en brazos y  mecieran; de tal manera que, a medida que fuimos creciendo aprendimos a gatear por todas partes; y dirigirnos hacia lo que más nos llamara la atención.

Teníamos una “idea muy clara de lo que queremos” e íbamos directamente a obtenerlo sin ningún temor.

Y ¿que ocurrió? en algún momento, en el transcurso del proceso, alguien dijo: ¡no toques eso!, ¡aléjate de ahí!, cómete todo lo que tienes en el plato, deja eso quieto, igualmente no llores, no te comportes como un bebé; a medida que fuimos creciendo, lo que oíamos:

  • No puedes tenerlo todo porque lo deseas.
  • El dinero no se da en los árboles.
  • ¿no puedes pensar en nadie más que en ti?
  • ¡no seas egoísta!
  • ¡deja de hacer lo que estás haciendo y ven a hacer lo que quiero que hagas!

Y así sucesivamente llegaron los “no”. y el “decida qué quiere“,  quedó en el olvido.

DECIDA QUÉ QUIERE, Y NO VIVA LOS SUEÑOS DE OTRO.

Decida que quiere, es lo que menos se piensa en el trayecto que crecemos; porque después de muchos años de este tipo de sanciones, muchos perdimos el contacto con las necesidades de nuestros cuerpos; y los deseos de nuestros corazones, y de algún modo nos quedamos atascados;  tratando de imaginar lo que los demás querían que hiciéramos, aprendimos cómo actuar; y del mismo modo, a obtener su aprobación; pero no a decidir nuestros deseos, y como resultado, ahora hacemos muchas cosas que no queremos hacer.

En contraste pero que agradan a otros, como por ejemplo algunos de ellos:

  • Conseguimos un “Trabajo de verdad” en lugar de desarrollar la carrera artística con la que siempre soñamos.
  • Nos casamos para complacer a mamá.
  • Vamos a la facultad de medicina porque es lo que papá quiere que hagamos.
  • Estudiamos arquitectura porque fue el gusto de papá, en lugar la carrera de abogado que siempre soñamos.

DECIDA QUE QUIERE. CÓMO VOLVER A SER UNO MISMO Y RECUPERAR LO QUE  VERDADERAMENTE DESEA.

En nuestro afán por actuar con lógica, adormeciendo nuestros deseos el “decida que quiere” no es de sorprender; que al preguntar a muchos adolescentes que quieren hacer o qué quieren llagar a ser; respondan con toda franqueza: “No lo se”.

Son demasiadas capas de “debes”, “deberías”, y “mejor sería que”, unas sobre otras, las que sofocan;

Lo que realmente deseamos e imposible el decidir que quiere, y hasta donde quiere llegar y entonces; ¿cómo volver a ser uno mismo y recuperar lo que verdaderamente desea?, de la misma manera, ¿a lo que realmente quiere sin temor, vergüenza o inhibición?, del mismo modo, ¿conectarse con su verdadera pasión?

Se empieza al nivel más bajo.

Siendo fiel a sus preferencias–sin importar cuán significativas o insignificantes sean–en cada situación; no piense que no tiene importancia; pueden ser inconsecuentes para cualquiera, no para usted.

DEJE DE CONFORMARSE CON MENOS DE LO QUE DESEA Y DECIDA QUÉ QUIERE.

DECIDA QUÉ QUIERE PRINCIPIO TRES.

Para volver a ser su propio amo y obtener lo que realmente  quiere en la vida.

Tendrá que dejar de decir: “yo no sé”, “no me importa”; “no tiene importancia para mí”, —o la frase favorita de los adolescentes; “lo que sea”; cuando tenga que optar por una alternativa, por pequeña o insignificante que sea, actúe como si tuviera una preferencia; pregúntese:

  • Si lo supiera, ¿que preferiría?
  • Del mismo modo me importara, ¿cuál escogería?
  • De la misma manera, realmente fuera importante, ¿qué elegiría hacer”.

El no saber hacer a ciencia cierta lo que se quiere, y dejar que las necesidades y deseos de otros sean más importantes que los propios, es un simple “hábito” que se puede romper, practicando el hábito contrario.

El éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no desanimarse, trabaja con Cristina Pérez G. yo te ayudaré a lograr tu éxito.

 

Deja un comentario