Cristina Pérez | INTEGRIDAD PERSONAL PARA NUESTROS HIJOS

INTEGRIDAD PERSONAL PARA NUESTROS HIJOS

INTEGRIDAD PERSONAL PARA NUESTROS HIJOS, SIEMBRA EN ELLOS LA SEMILLA DEL CARÁCTER.

Nuestros hijos necesitan sentirse seguros para su desarrollo personal, y una de las obligaciones de los padres; es darles seguridad e integridad personal, sembrar en ellos la semilla del carácter; el carácter les permitirá construir su integridad personal, la confianza en si mismo; y será el cimiento de su autoestima e imagen personal; es la cualidad moral de una persona, independientemente de su inteligencia, personalidad o talentos; puede definirse como la capacidad de hacer lo correcto.

Es nuestra obligación enseñar a nuestros hijos que, todo comienza con nuestros pensamientos que dictan nuestras acciones.

La consistencia en las acciones se define como hábitos, de tal manera que nuestros hábitos influirán en nuestra disposición hacer lo correcto, de tal manera que se alinea en nuestra voluntad y se convierte en nuestro carácter.

La cualidad más sobresaliente de una persona de carácter es su integridad personal.

La integridad personal representa el elemento central para que nuestros hijos construyan su autoestima, ya que las personas congruentes entre lo que dicen y hacen, entre lo que prometen y cumplen, contagian a las personas un ánimo de confianza y credibilidad y eso es lo que queremos de nuestros hijos que nos crean que nos tengan confianza.

LA SOLIDEZ DE CARÁCTER QUE TENDRÁN NUESTROS HIJOS SE BASA EN NUESTRA HISTORIA.

LA SOLIDEZ DE CARÁCTER QUE TENDRÁN NUESTROS HIJOS SE BASA EN NUESTRA HISTORIA.
INTEGRIDAD PERSONAL PARA NUESTROS HIJOS.

 

Solidez de carácter en nuestros hijos.

Nuestros hijos, necesitan cultivar una conducta de integridad en ellos, que les permita construir un ambiente de confianza y credibilidad entre sus amigos; pero, principalmente, la solidez de su carácter como persona; de tal manera que crean más en lo que hacemos que en lo que decimos; de igual importancia nuestros actos demuestran nuestros valores, nuestro compromiso con las personas; como nuestra honestidad y credibilidad emana de la consistencia de nuestras conductas; independientemente de ser sus padres. somos sus maestros, sus líderes y guías.

A los líderes no les creen por lo que dicen, les creen por lo que ven que hacen.

De modo que es nuestra historia: la que determinará el nivel de credibilidad y solidez de carácter que tendrán nuestros hijos; el nivel de lealtad de la gente sobre un líder se desprende de su historia; la integridad es esencial para construir confianza, y la confianza es esencial para el liderazgo; las personas siguen al líder, cuando se le tiene confianza.

LA INTEGRIDAD Y LA CONGRUENCIA ES ESENCIAL EN EL LIDERAZGO, COMO EN NUESTROS HIJOS.

De nada sirve a un líder expresar mensajes de motivación; o disculpas públicas para librarse de los problemas que ha adquirido por su falta de integridad; así como no es posible librarse de la incongruencias pidiendo perdón todo el tiempo.

Debemos evitar que nuestros hijos cometan actos indebidos por falta de integridad, con el objeto de lograr sus propios intereses; elevándose a si mismo y disminuyendo a los demás.

Igualmente que  actúen por encima del principio de integridad para obtener beneficios a corto plazo; beneficios personales sin importar las consecuencia que pueden tener a largo plazo, con sus amigos o compañeros; ser congruente con los demás se crea una red de seguridad, porque las personas están listas para cooperar; por lo tanto la seguridad y bienestar en nuestros hijos es lo que más deseamos.

EL LIDERAZGO DE NUESTROS HIJOS HACIA LOS DEMÁS.

INTEGRIDAD PERSONAL PARA NUESTROS HIJOS.

Hablar del liderazgo a nuestros hijos, es hablar de un buen presente y futuro para ellos; y ejercerlo sobre los demás depende de cuán comprometido estén con sus compañeros y con las promesas que decreta; porque sus amigos necesitan creer en él, en nuestros hijos, en el tuyo y el mío;  necesitan que alguien los apoye a los integrantes de su grupo.

La aceptación y respeto de nuestros hijos por sus compañeros, nace de su integridad.

Ademas demostrar, en los momentos importantes, que están con ellos para defenderlos y apoyarlos en todo momento; de ahí nace la confianza y credibilidad en ellos.

Afirmaciones de Mario Borghino en su libro “El Arte de hacer de tu hijo un Lider”:

“Si logramos que nuestros hijos sean congruentes, ellos se conducirán con honestidad y hablarán con la verdad;  y una gran verdad que no debemos olvidar; sin honestidad y verdad, una persona no tiene carácter”, y termina diciendo; “las conductas de líder en sus hijos se hacen evidentes cuando mantienen su palabra”.

CUMPLIR NUESTRA PALABRA NUESTRO CARÁCTER Y EL DE NUESTROS HIJOS SERÁ VISIBLE.

Comprender la transcendencia de cumplir nuestra palabra, nuestro carácter y el de ellos comenzará a ser visible; no podemos pensar solo en nuestro propios intereses, elevándonos a si mismo y disminuyendo a los demás; dañaría nuestra imagen y un mal ejemplo para nuestros hijos, debemos dar una imagen de conductas correctas; que tengan un modelo de comportamiento que preserve la integridad, cuando se enfrenten a cualquier problema; la integridad se define en el silencio, no se promueve; ser consistente con nuestros valores, “ser lo que dices y hacer lo que dices”, significa honorar lo que “dices”; de tal forma que seamos confiables e incorruptibles que es lo que más anhelamos en un líder; y que mejor que sean nuestros hijos.

Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y a ser mejores, eres un líder. – Jack Welch…Si deseas convertirte en un líder y especialista en el Marketing Online, yo te puedo ayudar a conseguir tu éxito; trabaja con Cristina Pérez González.

Haz click aquí abajo para más información.

 

 

Deja un comentario