Cristina Pérez | TRES MANERAS RÁPIDAS LENGUAJE DE AMOR

TRES MANERAS RÁPIDAS LENGUAJE DE AMOR

TRES MANERAS RÁPIDAS PARA AYUDARLE A DETERMINAR EL LENGUAJE DE AMOR DE OTRA PERSONA. 

Lenguaje de amor. Del principio 53 titulado, “Demuestre, el poco frecuente sentimiento del aprecio” de los principios del éxito de Jack Canfield. Ahora bien veamos cuáles son esas tres formas de ayuda: 

Son las siguientes:

  1. «Observe el comportamiento de la persona con los demás. Una de las maneras más fáciles para determinar el lenguaje de amor de una persona; es observar cómo interactúa con otras. De hecho, la Mayoría de las personas hablan en su propio lenguaje de amor; por lo que su manera de comportarse ofrece pistas en cuanto a lo que es más importante para ellas. ¿Cómo responden en un entorno social? ¿Les gusta abrazar? Si es así, entonces el contacto físico podría ser su lenguaje primario de amor. ¿Siempre son las primeras en hacer un cumplido? En ese caso, las palabras de afirmación pueden ser su lenguaje de amor. Por consiguiente, busque patrones.
  2. Escuche aquello de lo que se quejen con mayor frecuencia. Las cosas que les molestan acerca de otras personas son pistas importantes. Por ejemplo; Si dicen: «Mi esposo se fue de vacaciones y no me trajo nada», o si se alegran cada vez que reciben un regalo, entonces recibir regalos puede ser su lenguaje primario de amor.
  3. Preste atención a sus peticiones. Escuche lo que le pidan. Las personas revelan a menudo su lenguaje de amor por medio de sugerencias sutiles, como decir por ejemplo: «Tráeme una sorpresa de tu viaje de negocios», «¡Dame un abrazo!», o «Necesito que apagues el televisor cuando estoy hablando contigo». 

Hasta cierto punto, creo que todos nos gusta recibir regalos, actos de bondad y palabras de aprobación; pero si estas palabras no son su lenguaje primario, no se manifestará profundamente como su lenguaje principal; por lo que al igual que con todas las cosas, usted tendrá que experimentar para ver qué funciona.

INSISTA HASTA QUE LO HAGAN BIEN. DEL PRINCIPIO 53 DE CANFIELD.

TRES MANERAS RÁPIDAS DETERMINAR LENGUAJE DE AMOR. Primeramente Observe el comportamiento de la persona con los demás.
TRES MANERAS RÁPIDAS  DETERMINAR EL LENGUAJE DE AMOR.

Jack Canfield con sus propias palabras:

Una vez asistí a un taller de parejas con el doctor Harville Hendrix, coautor de “Getting the Love You Want: A Guide for Couples [Consiga el amor que desea: una guía para parejas], en el que nos contó; cómo supo con exactitud la manera en que su esposa quería que le dijeran que era amada y apreciada. Como ella siempre les daba flores a otras personas como regalos de agradecimiento, él pensó que a ella también le gustaban. Así que un día le envió una docena de rosas. Continuación…

Continuación. con el principio Insista hasta que lo hagan bien del principio 53. La historia del Doctor Harville.

Cuando llego a casa del trabajo, esperó recibir lo que él llamó su recompensa: Un agradecimiento considerable y cariñoso por parte de su esposa. Cuando entró, ella ni siguiera mencionó el regalo. Cuando le pregunto si había recibido las rosas, ella dijo que sí. –¿No te gustan? – Le preguntó. – No mucho. – No entiendo, Siempre le das flores a la gente. Creí que te encantaban – En realidad no tanto. – Bueno ¿qué es lo que te gusta? – Las tarjetas – respondió ella. 

Continuación con la historia del Doctor Harville.

Muy bien, pensó él. Así que al día siguiente, Harville fue a una tienda; y le compró una enorme tarjeta de Snoopy con una leyenda graciosa en su interior; y la dejó en un lugar donde ella la encontraría durante el día. Cuando regresó a casa ese noche, esperó su recompensa una vez más. Pero no recibió ninguna. Se sintió muy decepcionado y le pregunto: 

Viste la tarjeta? – Sí. ¿No te gusto? – No realmente. – ¿Por qué? Creí que te gustaban las tarjetas. – Sí pero no las tarjetas divertidas. Me gusta el tipo de tarjetas que consigues en los museos y que tienen una hermosa obra de arte afuera; y un mensaje dulce y romántico en el interior. De acuerdo, concluyo él. 

Al día siguiente, Harville fue al Museo Metropolitano de Arte, compro una hermosa tarjeta; y escribió un mensaje dulce y romántico en su interior. Y entonces la dejo donde su esposa la encontrara. Cuando regresó a casa, ella lo recibió en la puerta; y lo cubrió de besos y de agradecimiento por la tarjeta perfecta. 

Gracias a su compromiso para asegurarse de que ella supiera que él la amaba. Harville encontró finalmente el medio perfecto para su mensaje. 

EL APRECIO COMO SECRETO DEL ÉXITO. 

  • Otra razón importante para estar en un estado de aprecio tan a menudo como sea posible; es que cuando usted está en una condición semejante; se encuentra en uno de los estados vibracionales (emocionales) más altos posibles.
  • De hecho, cuando usted está en un estado de estima y gratitud, se encuentra en un estado de abundancia. Está apreciando lo que tiene, en lugar de centrarse y quejarse de lo que no tiene.
  • Su atención se centra en lo que ha recibido, sin duda alguna, siempre obtiene más de aquello en lo que usted se concentra. Debido a que la ley de la atracción señala que así como la energía atrae energía, usted atraerá más abundancia; y más cosas por las cuales estar agradecido. Por lo tanto, esto se convierte en un proceso en espiral ascendente de una abundancia mayor; y creciente que cada vez se vuelve mejor y mejor.

Piénselo. Mientras más agradecidas sean las personas por los regalos que les damos, aumentamos nuestra inclinación a seguir dándoles.

Su gratitud y su aprecio refuerza nuestro generoso dar. El mismo principio es igualmente cierto a nivel universal y espiritual, como también a nivel interpersonal.

MANIFESTACIÓN DE JACK CANFIELD. LO QUE CONVIRTIÓ EN UN HÁBITO. “LLEVE LA CUENTA” DEL PRINCIPIO 53.

Cuando supe por primera vez sobre el poder del aprecio, me pareció muy lógico. Sin embargo, en algo que todavía olvidaba hacer. Aún no lo había convertido en un hábito. Una técnica valiosa que empleé para adquirir es nuevo hábito era llevar una tarjeta de 5 x 3 pulgadas en el bolsillo, y cada vez que agradecía y apreciaba a alguien, colocaba un visto bueno en la tarjeta. No me iba a la cama hasta que les  hubiera mostrado mi aprecio a diez personas. 

Si era tarde en la noche y no tenía diez vistos buenos, se los ponía a mi esposa e hijos, les enviaba un correo electrónico a varios miembros de mi personal, o le escribía una carta a mi madre o a mi padrastro. Hice lo que fuera necesario hasta que se convirtió en un hábito inconsciente. Hice eso todos los días durante seis meses, hasta que ya no tenía que llevar la tarjeta para acordarme.

Con la tecnología actual, usted también puede instalar recordatorios en su teléfono inteligente; calendario de la computadora o en cualquier cosa que le haga llevar la cuenta.

Este mundo tiene más hambre de amor y de aprecio que de pan. -Madre Teresa.  Si deseas lograr tu éxito, te puedo ayudar a conseguirlo; Trabaja con Cristina Pérez G. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.