Cristina Pérez | CREE UNA RED DE MENTORES PRINCIPIO

CREE UNA RED DE MENTORES PRINCIPIO

CREE UNA RED DE MENTORES PRINCIPIO.  

Mentores. De acuerdo con el libro Los principios del éxito de Jack Canfield es este principio número 43 dice: “Cree una red de mentores y de otros que le ayudarán a avanzar”. Jack nos brinda una guía cómo hacerlo. A pesar de que contamos con la mejor información disponible sobre cómo lograr cualquier tarea, la mayoría de las personas tienen la tendencia a: consultar con:

  • Consultar con los “amigos”.
  • Igualmente, “vecinos”.
  • De a misma manera, “colegas”.
  • También, “hermanos”.

Para pedirles consejo sobre aspectos clave que haya que enfrentar. Es muy frecuente que esos consejos se pidan a:

  • Quienes nunca han tenido “que superar la dificultad específica que se está enfrentando”.
  • De la misma manera, “éxito en su campo de actividades”. 

CREE UNA RED DE MENTORES. “DEL PRINCIPIO 44, COMO LO INDIQUE EN EL PRINCIPIO 9, EL ÉXITO DEJA PISTAS”.

CREE UNA RED DE MENTORES PRINCIPIO. Las personas de éxito buscan la guía y el consejo de expertos en su campo.
CREE UNA RED DE MENTORES, PRINCIPIO.

¿Por qué no aprovechas la sabiduría y la experiencia que ya existen buscando un mentor —o dos o tres— que ya hayan recorrido el camino que usted está por emprender? Por consiguiente, todo lo que tiene que hacer es preguntar.

CREE UNA REDE DE MENTORES. “UNA DE LAS ESTRATEGIAS DE LAS PERSONAS DE ÉXITO”:

Es que buscan constantemente la guía y el consejo de expertos en su campo.

  • Por esta razón, “reserve algo de tiempo y haga una lista de las personas a quienes le gustaría pedirles que fueran su mentor”.
  • Seguidamente, “contáctelas y pídales su ayuda”.

“DETERMINE DE ANTEMANO LO QUE DESEA OBTENER DE UN MENTOR” DEL PRINCIPIO 44: CREE UNA RED DE MENTORES Y DE OTROS QUE LE AYUDARÁN A AVANZAR.

Aunque el comienzo buscar a una persona de éxito y pedirle su consejo y asesoría constante parezca una tarea intimidante; es más fácil de lo que piensa encontrar a personas que se encuentran a un nivel mucho más alto; en los campos en los que le gustaría triunfar.

Según Les Brown, renombrado conferencista y autor de best sellers, lo que los mentores hacen más que nada es ayudarnos a ver las posibilidades. 

En otras palabras, nos ayudan a superar la «falta de visión» que nos impide detectar las oportunidades:

  • Tanto al servirnos de modelos, como al infundirnos cierto grado de expectativas al hablarnos.

Cuando Les comenzó su carrera como conferencista, a principios de los años ochenta:

Envió una grabación de su primera conferencia magistral al doctor Norman Vincent Peale, conferencista de renombre mundial; editor de la revista Guideposts.

  • Esa grabación fue el comienzo de una larga y fructífera relación de Les con el doctor Peale.

Que no solamente lo acogió bajo su ala protectora y lo asesoró sobre su estilo de oratoria:

  • Sino que, poco a poco sin hacer ruido, le fue abriendo puertas y lo ayudó a conseguir importantes contratos para dictar conferencias. 

De un momento a otros, a pesar de que Les era prácticamente desconocido dentro de ese círculo; las agencia organizadoras de conferencias comenzaron a llamarlo y a reservar fechas; llegando a ofrecerle tarifas de hasta 5.000 dólares por conferencia que contrataban con los pobres 700 dólares; que Les había venido cobrando.

En la forma que les relata la historia, Norman Vincent Peale fue el primero en decirle; que podría tener éxito en ese campo.

«Me hablo más al corazón que a la inteligencia» relata Lee. «Mientras que yo dudaba de mí mismo y de mis capacidades, por ni falta de educación y mi poco experiencia; el doctor Peale me dijo:

  • “Tienes Madera.
  • Igualmente, lo que se requiere.
  • Sigue hablando desde el fondo de tu corazón y te irá bien”».

En ese momento Les se dio cuenta del valor de tener un mentor. Y aunque su relación se limitó a unas breves conversaciones por teléfono; y a algunos viajes de Les para buscar al doctor Peale y aprender de su estilo de oratoria; en último término significó más para ambos, que lo que en un comienzo pudieron pensar.

Durante su última conferencia en publico, a los noventa y cinco años; el doctor Peale utilizo una de las frases que su pupilo solía repetir: 

«Hay que apuntar a la luna porque, aun si fallamos, llegaremos a las estrellas».

  • Tal vez, al igual que Les, lo que necesita es solo alguien “que le abra puertas”.
  • De la misma manera, “lo remita a un experto técnico que pueda ayudarle a establecer un nuevo servicio para su compañía”. 
  •  Igualmente, necesite, “la validación de que el camino que quiere seguir es el correcto”.

Sin duda alguna, un mentor podrá ayudarle con todas esas cosas, pero tiene que estar dispuesto a pedir asesoría específica.

El Mayor error que la gente comete en la vida es no intentar ganársela haciendo lo que más le gusta. – Malcom S. Flores… Si no estás contento con lo que estás haciendo y no has logrado tus sueños, yo te puedo ayudar a conseguir el éxito. Cristina Pérez G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.