Cristina Pérez | CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO

CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO

CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO PRINCIPIO 39, DE LOS PRINCIPIOS DEL ÉXITO DE JACK CANFIELD.

Concéntrese. Con este principio de Canfield, comenzamos la tercera parte de su libro titulado “Los principios del éxito”: “Constituya su equipo de éxito”.  He venido publicando desde el primer principio, hasta, del principio 38 “Cómo desarrollar la pasión”. De hecho, me fije una meta de publicar los 65 principios que constituye esta gran obra de Canfield, de “como llegar de donde está a donde quiere ir”.

  • Me encanta hacerlo, de esta manera repaso con cuidado cada principio aplicándolo, me sirven para mi desarrollo personal, lograr metas y éxitos.
  • Y a la vez les sirven a personas como usted, que se ha tomado su tiempo para mirar este principio y si los aplica uno a uno todos, sin duda alguna, su éxito lo logrará más rápido de lo que se imagina.
  • Verdaderamente, son muchas las personas que hemos logrado metas y éxitos  aplicando los principios de Canfield.

Veamos que nos dice Canfield respecto a este principio 39.

“CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO. “NUESTRA GENIALIDAD INTERIOR”.

 

CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO. LAS PERSONAS DE ÉXITO UTILIZAN EN PRIMER LUGAR SU GENIO INTERNO. SE CENTRAN EN ELLO Y TODO LO DEMÁS LO DELEGAN.
CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO.

Manifestaciones de Jack Canfield con sus propias palabras:

Creo que hay en todos nosotros una genialidad interior, algo que nos encanta hacer; y que lo hacemos tan bien que prácticamente no creemos que debamos cobrar por hacerlo. Es algo que no nos cuesta trabajo y nos divierte.

  • Sin duda alguna, si pudiéramos hacer dinero con esa actividad, la convertiríamos en nuestra forma de vida.

Las personas de éxito lo creen así también, por eso utilizan en primer lugar su genio interno. Se centran en ello y todo lo demás lo delegan a las demás personas de su equipo.

CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO. “COMPARE ESTO CON OTRAS PERSONAS QUE SE PASAN LA VIDA HACIÉNDOLO TODO”.

Aun aquellas cosas que no saben hacer bien y que otros podrían hacer a menor costo, mejor y más rápido.

  • Desafortunadamente, no encuentran el tiempo para centrarse en su genio interno porque no delegan ni siguiera las tareas más simples.

Al delegar las tareas que le disgustan —las cosas que detesta hacer o las que le cuestan tanto trabajo que termina posponiéndolas— :

  • Sin duda alguna, tendrá más tiempo para concentrarse en lo que le encanta hacer.
  • Además, dispondrá de tiempo para aumentar su productividad y disfrutará más de la vida.

Entonces, ¿por qué resulta tan difícil para la mayoría delegar las tareas de rutina y los proyectos no deseados?

  • Les da miedo ceder el control o no están dispuestos a gastar dinero en pagar la ayuda. En el fondo la mayoría no quiere soltar las cosas.
  • Otros —posiblemente usted— han caído simplemente en el hábito de hacerlo todo solos.

«Toma mucho tiempo explicarlo a alguien» se dicen.  «Lo puedo hacer más rápido y mejor», ¿pero puede?

 CONCÉNTRESE EN SU GENIO INTERNO. “DELEGUE TODO”.

Si es un profesional que gana 125 dólares por hora; y le paga al hijo de un vecino unos diez dólares por hora para que corte el césped:

  • Se ahorra el esfuerzo de tener que hacerlo usted en fin de semana.
  • Además,  gana una hora extra en la que obtendría una ganancia de 115 dólares.

Claro está que una hora no parece mucho; pero multiplíquela por al menos veinte fines de semana durante la primavera del verano; y descubrirá que ha ganado veinte horas al año a 115 dólares por hora, es decir, una ganancia adicional de 2.300 dólares.

Concéntrese en su genio interno. “Igualmente, si es vendedor de bienes raíces”:

  • Tiene que publicar propiedades.
  • Obtener información para las visitas múltiples.
  • Asistir a open houses.
  • Mostrar propiedades.
  • Dejar las llaves en cajas de seguridad.
  • Escribir ofertas y fijar citas. Si tiene suerte, con el tiempo cerrá un negocio.

Pero digamos que usted cierra el mayor número de negocios en su área.

  • ¿Por qué habría de gastar  su tiempo haciendo listas de propiedades, escribiendo los datos de posibles cliente; ubicando casillas de seguridad para las llaves, tomando videos de las propiedades cuando puede tener un equipo de colegas; y ayudantes que hagan todo eso por usted y disponer así de más tiempo para hacer más cierres?

En lugar de hacer un cierre por semana podría hacer dos o tres, porque ha delegado lo que hace menos bien. 

Concéntrese en su genio interno. “Una de la estrategias que utilizo y enseño es la delegación total”.

Significa simplemente que se delega una tarea una vez y en su totalidad, en lugar de delegarla cada vez que haya que hacerlo. Cuando contraté al jardinero en mi hacienda en Santa Barbara, le dije:

  •  «Quiero que mi jardín se parezca lo más posible al del hotel Four Seasons Biltmore en Montecito, con el presupuesto que le estoy entregando».

Cuando voy al Four Seasons no tengo que ver si los árboles están bien podados, o si los rociadores están funcionando. Alguien se ocupa de hacerlo. Bueno, ese es el lujo que quiero darme en mi hogar.

  • «Con ese como nuestro principio de operación», le dije, «aquí tiene el presupuesto. Encárguese de los jardines. Si no me gusta su trabajo, se lo haré saber. Si por segunda vez no me gusta, buscaré otra persona, ¿le parece un trato aceptable?».

Mi jardinero paisajista quedó realmente muy entusiasmado. Supo que nadie lo iba a microgerenciar y yo supe que no me tendría que preocupar más al respecto, y no lo hago. ¿Me comprende? Delegación total.

Concéntrese en su genio interno. “Otra delegación total”.

Cuando vino mi sobrina a quedarse con nosotros durante un año mientras asistía a la universidad de la comunidad hicimos otra delegación total, la compra de los comestibles. Le dijimos que podría usar la camioneta en forma ilimitada con la condición de que fuera al mercado todas las semanas. 

  • Le dimos la lista de los víveres básicos que siempre debía haber en la casa (huevos, mantequilla, leches, salsa de tomate, etc.) y su obligación era ver todas las semanas qué faltaba y reabastecer lo que se estuviera acabando. 
  • Además, mi esposa programaba las comidas y le informaba lo que necesitaba para preparar los platos principales (pescado, pollo, brócoli, aguacates, etc.).

Delegamos esa tarea una sola vez y nos ahorró cientos de horas ese año que pudimos dedicar a escribir, a hacer ejercicio, a pasar tiempo en familia y a la recreación.

Si la única oración que usted dice en toda su vida es gracias, sería suficiente. -Maister Eckhart . Si desea logra sus metas y tener éxito en su vida, yo le puedo ayudar a conseguir su sueño. Cristina Pérez G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.