Cristina Pérez | SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO

SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO

LIDERAZGO SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO PRINCIPIO DE DEEPAK CHOPRA.

Soy responsable de lo que digo. Las palabras que pronuncias son eventos por derecho propio, tienen un efecto en la otra persona, lo cual nunca debe olvidarse.

Manifestaciones de Deepak Chopra de acuerdo a su libro “El alma del lierazgo” con sus propias palabras:

La razón por la que he reservado esta responsabilidad casi para el final es que tus palabras desarrollan:

  • El pensamiento,
  • Igualmente, “la emoción”.
  • De la misma manera, “la percepción”.
  • De igual importancia, “las relaciones”
  • Y, “el rol social”.

De hecho, todo lo anterior está involucrado.

SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO: LOS LENGÜISTAS NOS DICEN QUE EL DISCURSO NO SIRVE SOLAMENTE PARA COMUNICAR IDEAS.

Soy responsable de lo que digo, La impresión que cualquiera tiene de ti es su propia creación.
SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO.

Sin duda alguna, una simple frase es multidimensional; piensa en todo lo que descubrimos por medio de un tono de voz, por ejemplo: En un momento puedes determinar con bastante precisión si quien habla está:

  • Triste o feliz,
  • Involucrado o distanciado.
  • Si es cálido o frío.
  • Amigo o extraño.
  • Abierto o cerrado.
  • Disponible o no —y apenas estamos arañando la superficie.

(Un psiquiatra prominente que tiene un programa de radio desde hace mucho tiempo; decía que podía diagnosticar la personalidad de quien llamaba con solo escucharlos decir su nombre).

SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO. CUANDO TE HACES RESPONSABLE DE TU DISCURSO, VAS MÁS ALLÁ DEL MERO CONTENIDO.

 Esto puede ser difícil; a todos nos desagradan comentarios como:

  • “No me gusta tu tono”.
  • “Qué tratas de decir”.
  • “Ya se de que se trata esto”.
  • O, “Dices una cosa pero tu intención es otra”.

Lo que nos molesta es que nos recuerden que estamos revelando más de lo que queremos; y sin embargo, todos sabemos que esto pasa muy seguido. Es natural que el discurso revele a nivel de nuestros sentimientos:

  • De lo que queremos.
  • De la misma manera, “quisiéramos esconder”.
  • Y “de lo que esperamos que la otra persona entienda”.

Un líder asume la responsabilidad de estas dimensiones adicionales.

“SOY RESPONSABLE DE LO QUE DIGO. “UNA VEZ QUE ASUMES ESTA RESPONSABILIDAD, SE ABREN ANTE TI DOS OPCIONES.

  1. “Puedes disciplinar y controlar tu discurso, dejando que otros reciban sólo lo que quieres que reciban”.
  2. O, “puedes aceptar que ser abierto es mejor, en cuyo caso dejas que la gente lea lo que quiera leer en ti”.

La segunda opción te hace más vulnerable, pero es la mejor elección, porque la gente va a leer en ti toda suerte de cuestiones que están fuera de tu control.

La impresión que cualquiera tiene de ti es su propia creación; dado que es imposible escapar de ella.

  • Deja que tu luz brille tanto como puedas.
  • Mantén lo menos posible en la sombra.
  • No debes crear sentimientos ambivalentes o inescrutables a propósito.
  • Sé consistente con lo que dices.
  • Observa las reglas de cortesía y respeto por los demás.

Estos son los requisitos que debes cumplir para ser dueño de tus propias palabras y del efecto que tienen en los demás; sin duda alguna, el discurso es una ventana del alma; además, tendrás mucho más éxito si abres la ventana que si la mantienes cerrada.

La imaginación lo es todo. Es el avance de los próximos estrenos de la vida. -Albert Einstein.  Quieres hacer un cambio en tu vida; con gusto te puedo ayudar con un negocio en el Internet rentable y  lograr tu éxito.  Cristina Pérez G. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.