Cristina Pérez | SECRETO DE LAS ZONAS AZULES.

SECRETO DE LAS ZONAS AZULES.

SECRECTO DE LAS ZONAS AZULES Y DESCUBRIMIENTO POR EL INVESTIGADOR DAN BUETTNER; ZONAS DONDE VIVE LA GENTE MÁS SANA Y LONGEVA DEL MUNDO.

Zonas azules son lugares en el mundo donde las personas son más longevas superando los 100 años de edad, son cinco las Zonas Azules en el mundo: fueron descubiertas en los siguientes regiones:

  1. Okinawa Japón.
  2. Icaria Grecia.
  3. Cerdeña, Italia.
  4. Loma Linda California USA.
  5. y la Península de Nicaya, Costa Rica.

Estas regiones fueron identificadas por los científicos y demógrafos, ellos encontraron las características especificas locales y las prácticas dan lugar a una incidencia de longevidad; la denominación “zonas azules”, fue usado por primera vez en un artículo científico; de un equipo demográfico que investigaron a los centenarios en 2004.

Dan Buettner investigador de National Geographic Fellow y New York Times best-seller, explorador, educador, escritor y fundador de “Las zonas azules”.

Es una organización que les permite a los habitantes de Estados Unidos tener vidas más largas y saludables; autor del libro “El Secreto de las Zonas azules”, best seller de 2015, donde nos ofrece su autor Dan Buettner:

Con el objetivo de agregar más años a nuestra vida; libro donde incluye historias de personas que incorporaron a su vida hábitos y comidas saludables a tiempo; y pudieron tener una vida más sana y feliz, como la de estos centenarios de Zonas Azules.

SECRETO DE LAS ZONAS AZULES; LA HISTORIA DE BOB FAGEN QUIEN HIZO UN CAMBIO EN SU VIDA, DESPUÉS DE SU PREOCUPANTE DIAGNÓSTICO.

SECRETO DE LAS ZONAS AZULES; LA HISTORIA DE BOB FAGEN QUIEN HIZO UN CAMBIO EN SU VIDA, DESPUÉS DE SU PREOCUPANTE DIAGNÓSTICO.
SECRETO DE LAS ZONAS AZULES.

Bob Fagen, de 54 años de edad encargado de la administración de la Ciudad de Spencer, Iowa, EU.

Asistió a su cita con su médico para su revisión anual; años de desayunos de huevos con tocino y de comidas rápidas que, lo hacían sentir enfermo y fatigado últimamente; se despertaba cansado, trabajaba mucho durante el día y luego de cenar un buen plato de carne con papas; se desplomaba en su sillón  a mirar televisión; su médico miró  los resultados de sus análisis de sangre y dijo:

“Bob, necesitas ir a ver a un nefrólogo algo no anda bien en tus riñones”.

“Quizá es la peor que alguien podría haberme dicho”, comentó Fagen; años atrás, su padre murió de insuficiencia renal: al verlo conectado a la máquina de diálisis y con la vida escapádosele de las manos; “Fagen juró que jamás permitiría que eso le pasara a él”, Fogen asistió a su cita con  el especialista,  al ver los resultados de sus análisis de sangre el nefrólogo le dio la mala noticia:

“Sus riñones estaban fallando, funcionaban apenas a un tercio de su capacidad”.

Posiblemente debido a una reacción alérgica a alguno de los medicamentos que tomaba para diabetes, impertensión o el colesterol; sin embargo, el médico no sabía cuál, pero había varias opciones para descifrarlo:

  • Podrían hacer una biopsia del riñón de Fagen para averiguar qué estaba pasando.
  • También podían ir quitándole los medicamentos uno por uno hasta descubrir cuál era el que causaba los problemas.
  • O podían quitarle todos los medicamentos al mismo tiempo.

Pero algo era seguro, el médico le explico “si no haces algo al respecto es probable que a partir de ahora tu vida no sea muy buena”.

A Fogen le parecía riesgoso dejar de todos los medicamentos, sin embargo; estaba dispuesto a intentarlo si esto implicaba recuperar su vida, así que ésa fue la opción acordada.

 “Al salir del consultorio ese día, supe que tendría que hacer cambios sustanciales en mi vida” afirma Fagen.

¿QUE ES LO QUE NOS IMPIDE ESTAR TAN SANOS Y SER TAN FELICES CÓMO LO SON LA GENTE DE ZONAS AZULES?

Había escuchado antes historias como la de Bob Fagen quizá demasiadas veces, manifiesta Buttner; es la historia de aquellas llamada de atención que no estabas esperando; y que te dice que tu vida va en dirección equivocada; me parecía que muchas personas en todo Estados Unidos recibían el mismo mensaje; estaba abriendo los ojos a la misma revelación que a mi me había abofeteado ya:

 Alguna cosa, que nos impide estar tan sanos y ser tan felices como podríamos estarlo.

Lo sabía porque durante más de una década había estado viajando por el mundo; y conociendo gente que sí llevaba una vida alegre y saludable hasta los 100 años; gente que vivía en áreas a las que llamamos zonas azules; Buettner había estado trabajando con un equipo de investigadores brillantes; para descifrar qué explicar su longevidad de está gente de las zonas azules:

  • ¿Buenos genes?, ¿dieta especial?, ¿hábitos óptimos?

Con el tiempo nos comenta Dan a través de investigaciones científicas rigurosas que incluyeron mucho trabajo de campo.

Identificamos una lista nuclear de prácticas habituales y factores ambientales; que comparten las personas que viven hasta los 100 años en las zonas zules de todo el mundo; mientras investigábamos estas cuestiones: yo volvía a casa me abrumaba lo distinto que comía y vivía, la mayoría de los estadounidenses; en comparación con los habitantes de las zonas azules que había visitado.

EL SIGUIENTE PASO DE DAN BUTTNER EL NUEVO Y ARRIESGADO EXPERIMENTO LLAMADO “PROYECTO DE LAS ZONAS AZULES”.

El siguiente paso, explica Dan, fue descifrar cómo trasladar esas soluciones a mi lugar de origen; buena parte de la aventura implicó investigar qué alimentos y prácticas alimenticias eran comunes a todas las zonas azules; y preguntarme qué podíamos aprender en Estados Unidos de las elecciones alimenticias, recetas, menús; y formas de comer de los centenarios que habitan en el mundo; ¿cuáles podían importar para ayudar a los estadounidenses a recuperar la salud?

La gente de las zonas azules no luchaba contra su medio ambiente para tener salud.

De hecho, su entorno fomentaba la alimentación sana; ¿por qué las cosas eran tan distintas en Estados Unidos?; entonces nuestro equipo comenzó un nuevo y arriesgado experimento llamado “Proyecto de las zonas azules”; el cual consistía en encontrar comunidades que estuvieran dispuestas a realizar cambios sustanciales en su medio ambiente; para ayudar a la gente a tener una vida más larga y alegre.

EL PROYECTO ZONAS AZULES DEL INVESTIGADOR BUTTNER LLEGÓ A SPENCER IOWA USA. DONDE VIVÍA BOB FAGEN. 

El proyecto llegó a Spencer, el pueblo donde vivía Fagen, unos cuantos meses meses antes del preocupante diagnóstico.

Las autoridades comunitarias de Spencer, nos habían invitado a presentar un plan; para hacer cambios permanentes en el entorno viviente del pueblo, con base en la preferencias alimenticias; y las prácticas culturales de la gente más longeva del mundo.

Aunque Spence era un pueblo pequeño, se sentían cada vez más aislados los unos de los otros.

El proyecto de las zonas azules les ofrecía una esperanza y les daba nuevas oportunidades; para conectarse con otros que también querían vivir en una comunidad más saludable.

Y la prueba de que funciona, y funcionó para Bob Fagen después de haber hecho un cambio en su vida.

  • Empezó a caminar más, en adaptación con el principio de las zonas azules de “moverse en forma natural”.
  • De la misma manera a comer mejor e incluir más ensaladas.
  • De manera lenta pero constante empezó a sentirse mejor.

Fui al Nefrólogo nuevamente mi colesterol y mi tensión arterial de nuevo están en rangos normales comento Fagen; gracias a los cambios que había hecho en su vida sus riñones funcionan al 100% de su capacidad.

Manifestación que hizo ante 450 personas entre vecinos y amigos en el salón principal del centro de eventos del condado Clay en Spencer.

Dan Buttner y sus colegas estaban sentados en la fila de enfrente, Fagen señalo a Dan diciendo:

  • “Estos tipos hicieron una gran diferencia en mi vida”.

Fogen ahora andaba en bicicleta, comía alimentos saludables y pasaba más tiempo con su familia.

 “Quiero pedirles un fuerte aplauso para ellos”

Gracias a los cambios que había hecho en su vida, Fagen ahora confiaba en que:

 “Así que les planteo un desafío a todos los aquí presentes —dijo con los ojos llenos de lagrimas, piensen en aquello que es importante para ustedes— no despierten un día y se pregunte qué pasó a su vida”.

El público se quedó en silencio un instante y luego irrumpió de nuevo en aplausos; no soy un tipo emotivo, pero a mi también se me llenaron los ojos de lágrimas, comento Buttner; y no solo por la historia de Fagen, durante la última semana visité una serie de pueblos en Iowa; que se habían apuntado para ser sitios piloto de las Zonas Azules.

Amigos no desperdicien su vida, cuiden su salud; cambien sus alimentos por otros más saludables, caminen un rato todos los días; y brinden mucho amor a todo lo que hacen, como los centenarios de Zonas Azules. Si deseas tener un negocio en Internet Trabaja con Cristina Perez G. yo te ayudaré a lograr tu éxito.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.